Estancia FEMSA – Casa Luis Barragán presenta Parameters, la primera muestra en solitario del artista estadounidense Bruce Nauman en México

Bruce Nauman, Walk with Contrapposto (1968)

Ciudad de México (N22/Ana León).- ¿El espacio condiciona el tránsito del cuerpo en éste o es el cuerpo el que dicta cómo se transita o habita dicho espacio? Aunque Eugenia Braniff, curadora de Estancia FEMSA, junto a Patrick Charpenel, señala que esta idea no es la columna sobre la que descansa la intervención de Bruce Nauman en la Casa Luis Barragán –la primera en solitario del artista estadounidense en México–, no se puede negar que, al final, esta lógica y sus diferentes perspectivas de configuración del entorno, tanto del artista como del arquitecto, funcionan como punta de lanza de diferentes reflexiones sobre lo construido, lo no construido y lo que se construye, de manera efímera, con el cuerpo.

Parameters es el nombre que se le ha dado a esta muestra que está integrada por cinco videos, cuatro producidos entre 1968 y 1969, y uno más producido en 1999, por Nauman. No es casual que los primeros cuatro (Wall-Floor Positions (1968), Walk with Contrapposto (1968), Slow Angle Walk (Beckett Walk) (1968) y Pacing Upside Down (1969))– estén confinados a un monitor –antiguas televisiones de aproximadamente 16 pulgadas–, que proyecta los movimientos, los sonidos percutidos generados a través de los cambios de peso, el rasgueo de los pies al deslizarse sobre el piso y las posturas sostenidas que en cada video realiza el performer estadounidense. A través de estas acciones, Nauman (Indiana, 1941) da forma al espacio sobre el cual reflexiona como un contenedor de cuerpos y mentes, a veces abierto, a veces cerrado, en el que crea una suerte de extraña armonía que a ratos se ve interrumpida por su entrada y salida de la imagen captada por la cámara.

En ninguno de los videos es posible apreciar por completo el rostro del artista de la misma forma en que muchos de los espacios de la Casa Barragán permanecen ocultos. Hay un diálogo en el orden establecido en las superficies limpias y monocromáticas de Nauman, casi en penumbras, con las superficies habitadas de Barragán de colores estudiados y con un impecable manejo de la luz. Cada universo formal propone una nueva experiencia cognitiva de la obra del otro.

Para Barragán era importante que los espacios no fueran agresivos, por ello echaba mano de formas bajas y explotaba el uso de los ángulos rectos y del cubo en su arquitectura; para el artista estadounidense la idea de la belleza y lo estético en el arte –asociado a lo no agresivo– era algo que debía cuestionarse constantemente; sin embargo, curiosamente, ambos toman como base el cuadrado y el cubo, para “descubrir la forma, la consistencia y la estructura de su propio cuerpo”: Barragán, utilizándolo como espacio de confinamiento espiritual y Nauman, como espacio de tensión.

© Ana León

Cada uno delimita el espacio y el ambiente en el que se mueve, y la forma en que experimenta una habitación –ya sea construida con muros o a través de los movimientos del cuerpo– dentro de otra habitación. Walk with Contrapposto (1968) es acaso el video en que se explota más este diálogo. Este video se ubica en la que fuera la habitación de las enfermeras de Barragán, adyacente a la del arquitecto: un cubo fragmentado que ofrece la plenitud de la interacción con el exterior (el jardín) a través de un ventanal y que se fractura en una esquina en un espacio de menor tamaño en el que la luz se filtra a través de una ventana que puede cerrarse por medio de cuatro hojas, condicionando el paso de ésta a capricho del usuario. En esa pequeña habitación dentro de la habitación vemos a Nauman, de espaldas, recorrer un pasillo de poco más de medio metro de ancho. Se ven los muros en ambos lados de la imagen pero parte de la cabeza del artista sale de ésta. Donde Nauman busca provocar sensaciones de incomodidad, Barragán apela a la introspección. Curiosamente el único video que muestra al artista al aire libre, trabajando en su rancho, Setting a Good Corner (1999), es el que se ubica en la habitación más espaciosa de la casa: el Estudio.

© Ana León

Esta primera muestra en solitario es sólo un fragmento de la obra del artista que tras estas primeras exploraciones en el media art se expandió y ahondó en la escultura (nociones ya exploradas en los trabajos que aquí se presentan), la fotografía, el neón, el dibujo, el performance y la gráfica. La Casa Luis Barragán alojará Parameters hasta el 15 de abril.