La biblioteca se creó con unos 500 mil volúmenes y actualmente tiene 650 mil, esto muestra una baja inversión para expandirla.

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- La Biblioteca Vasconcelos recibe en promedio a cinco mil quinientos visitantes por día, poco más  de dos millones al año. ¿Quiénes son? ¿De dónde vienen? ¿Qué les gustaría cambiar? De acuerdo con un estudio que el recinto realizó en 2017 para conocer el perfil de sus visitantes y usuarios, el 49  por ciento son jóvenes de 18 a 35 años,  el 53 por ciento son mujeres, y 47 hombres. Pero más allá de las cifras, esta investigación permite identificar cuál es el uso que dan los asistentes a esta biblioteca.

“Vimos que las personas no sólo vienen a leer libros y revistas, sino a leer también en pantallas, a reunirse, a estar seguras, a conversar con otros, a usar instrumentos musicales, a ver videos todos estos aspectos de la cultura están interconectados y un espacio cultural, sea una biblioteca, o una cineteca tiene que tender esa variedad de necesidades porque en la vida cotidiana, en la pantalla de nuestro celular las tenemos interrelacionadas”, comentó Néstor García Canclini,

Realizado por la empresa Analítica Marketing, el estudio reveló que el 82 por ciento de los visitantes son del sector medio y medio-bajo de la sociedad; el 40 por ciento de ellos tienen un nivel académico de licenciatura, y el 44 son visitantes del Estado de México, provenientes de municipios como Ecatepec y Nezahualcóyotl. Y aunque la Biblioteca Vasconcelos, inaugurada en 2006,  creció en usuarios y visitantes, en comparación con el 2014, sin embargo, no ocurrió lo mismo con su acervo.

La biblioteca se creó con unos 500 mil volúmenes y actualmente tiene 650 mil, esto muestra una bajísima inversión para expandirla. “Vemos muchos estantes vacíos, hay lugar para muchos más volúmenes y hay un deseo de los usuarios que han manifestado en la encuesta, y en otras ocasiones, de que se incremente la variedad, la cantidad de libros, los recursos más diversos, también los digitales”.

En opinión de Canclini, corresponde, en primer lugar al Estado, pero también se necesita la colaboración de las editoriales, “habría que tener una política, de parte de las empresas y de parte de los organismos públicos de mayor colaboración”.

El perfil de usuarios y visitantes puede consultarse en el portal de la biblioteca.