El asentamiento estuvo oculto durante siglos, este hallazgo llevarán a los expertos a tener una comprensión más amplia

Imagen:  Wild Blue Media / National Geographic

Ciudad de México (N22/Redacción).-  Investigadores de la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya descubrieron más de 600 mil viviendas, templos, carreteras y otras estructuras en la  Reserva de la Biósfera Maya de cinco millones de acres en Petén, Guatemala.

Los expertos utilizaron la tecnología de láser LiDAR que quita digitalmente la flora del bosque para revelar las ruinas debajo. Esta herramienta mostró que las ciudades mayas como Tikal eran mucho más grandes que lo sugerido investigaciones previas.

“Las imágenes LiDAR dejan en claro que toda esta región era un sistema de asentamiento cuya escala y densidad de población habían sido enormemente subestimadas”, dijo a National Geographic Thomas Garrison, experto arqueológico en tecnología digital.

Los hallazgos también revelan que los mayas estaban mucho más avanzados e interconectados de lo que se pensaba y que la población de este sitio era de 15 millones de personas, y no de 5 millones como se pensaba, lo que  podría situarla en una etapa civilizatoria similar a la de Grecia y China.

Este descubrimiento podría romper la hipótesis de que las civilizaciones no podían desarrollarse en el trópico. “Con la nueva evidencia, basada en LiDAR, debemos considerar que las sociedades complejas se pueden haber formado en los trópicos y desde allí se abrieron paso hacia afuera”, explicó Marcello Canuto de la Universidad de Tulane.

Sin embargo, con el descubrimiento se reveló que miles de pozos fueron saqueados y se acorta la posibilidad de encontrar algún tesoro. También queda asentada la degradación ambiental que padece esta zona geográfica.