La inclusión de cartón como uno de los materiales protagónicos de esta nueva consola del gigante de los videojuegos es ¿una revolución o un retroceso?

Ciudad de México (N22/Fernando Salinas).- Los videojuegos han sufrido múltiples transformaciones a través de los años, desde el rudimentario Spacewar!  al que podemos considerar el primer proyecto de entretenimiento en esta categoría, hasta las potentes computadoras y consolas capaces de introducirnos a la gustada Realidad Virtual, por ejemplo, el popular simulador y red social, VRchat. Sin embargo, algo que ha quedado claro en los más de cincuenta años de constante evolución tecnológica, es que, al jugador promedio le interesan nuevas formas de interacción. Nintendo ha tenido esto en mente desde que apostó por su primera consola casera, Nintendo Entertainment System (NES), misma que contó con dispositivos interesantes como la pistola Zapper, el robot R.O.B. y el Power glove, accesorios que, aunque fueron innovadores y vistosos, no pudieron trascender por sus limitantes.

Muchos años después, ya como una compañía bien consolidada y unos cuantos fracasos que le sirvieron como experiencia, Nintendo crea el Wii. En esta ocasión, la compañía japonesa tenía que competir con nombres como Sony y Microsoft, líderes en la industria de la tecnología que presumían potencia y gráficos impresionantes. Nintendo apostó por las alternativas y desarrolló una nueva forma de jugar con el Wiimote, un mando con sensor de movimiento que asemejaba un control remoto, a primera vista el accesorio era simple pero la libertad de movimiento garantizó su éxito a pesar del poder gráfico del sistema. El Wii fue un éxito y vendió más de cien millones de consolas.

A pesar de este gran paso, la sucesora del Wii, la WiiU, no tuvo la misma suerte. La consola que contaba con un control con pantalla táctil poco a poco fue en decadencia hasta que finalmente las compañías desarrolladoras de software le dieron la espalda. Nintendo estaba en crisis. Fue hasta el año pasado que una vez más, los creadores del Game Boy sorprendieron al mundo con su consola híbrida, Switch. A primera vista parece una simple tableta con características regulares, rezagada en poder y velocidad de procesamiento si la comparamos con la PC Gamer, Playstation 4 o Xbox One, sin embargo, se distingue por ser la única que ofrece la posibilidad de jugar en casa o llevártela y jugar donde sea. Por si fuera poco, esta vez, compañías como Ubisoft, EA, Capcom entre otros estandartes de la industria, decidieron confiar en la consola insignia de Nintendo, misma que ha tenido una gran respuesta de parte de los jugadores por títulos como Splatoon 2, The Legend of Zelda: Breath of the Wild y, por supuesto, Super Mario Oddysey.

Con el éxito asegurado y su nulo interés por la realidad virtual actual, Nintendo busca llegar a nuevos públicos, sin dejar de lado la esencia de innovación y diversión que los caracteriza con otras opciones. Así nace Nintendo Labo, un producto destinado a los jugadores más pequeños que tomó por sorpresa al mundo entero. Se trata de un sistema de interacción conformado casi al 100% por cartón. Son diferentes planillas que después de ser ensambladas el jugador podrá crear accesorios con múltiples funcionalidades, algunas más complejas que otras. Lo primero que veremos al sacar el contenido del paquete son las piezas armables. Gracias a las instrucciones presentadas paso a paso en la pantalla del sistema podremos construir con cartón, ligas y arillos: un piano, una caña de pescar, un dispositivo a control remoto, un volante de motocicleta, una pequeña casa y una mochila que nos permitirán controlar a un robot. Todos estos objetos fungirán como el armazón que activaremos usando los controles Joy-Con que al ser insertados serán considerados como Toy-Con. A través del movimiento corporal y la interacción con los accesorios el jugador realizará diversas acciones a partir del software incluido en el paquete.

Las reacciones en Internet ante Nintendo Labo no se hicieron esperar, y es que, aunque muchos reconozcan lo complejo que puede ser un sistema tan rústico, la otra parte de los consumidores considera que al ser cartón debería tener un bajo costo, contrario a los 700 dólares que cuesta cada paquete. Habrá que ver la recepción de los accesorios para saber si esta tecnología es viable y si se vuelve un estándar en el mundo de los videojuegos. Nintendo Labo saldrá a la venta el próximo 20 de abril en dos presentaciones: el kit variado y el kit robot.