La compañía fundada por Héctor Bourges presenta este ejercicio polifónico que invoca a los fantasmas que perturban el territorio de un país

Ciudad de México (N22/Salvador Perches).- Deus ex machina quiere decir “Dios a través de la máquina”. Se refiere a un mecanismo de poleas que en los teatros griegos permitía que un personaje apareciese en el escenario como si descendiese desde las alturas. Ahora el término se convierte en un ejercicio escénico a cargo de la compañía Teatro Ojo.

Héctor Bourges, director y fundador de la compañía, “no sólo era ese artificio, ese artefacto, ese mecanismo, tiene también la lógica de una forma de trastocar el relato ahí donde la tragedia había llegado, una situación tal que ya ninguno de los personajes podría resolver, el miedo en el que se hallaban atados. Era necesaria la presencia de un dios, un dios que cambiara también de manera radial la narrativa, esto es un poco lo que este ejercicio intenta”.

Teatro Ojo nace en 2002 en la Ciudad de México, desde entonces su trabajo se alinea hacia lo que se denomina como escena expandida, sin embargo, para Patricio Villarreal, “no le daría un nombre específico. Lo que de alguna manera Teatro Ojo viene intentando desde unos años es preguntarse sobre los confines del teatro sobre todo en relación a esa figura sine qua non del teatro que es el espectador, un teatro que se hace o se completa con esa presencia específica que de alguna manera irrumpe lo que es el acontecimiento escénico, nos interesa focalizar a esa presencia, creo que esto en la trayectoria de Teatro Ojo nos ha llevado siempre a preguntarnos por lo que llamaríamos el espacio público”.

Deus ex machina es un espacio activo en el que el público puede entrar y permanecer el tiempo que desee. Es un experimento con una dramaturgia múltiple, abierta y fragmentaria, en donde los protagonistas, no presenciales, son las voces que se convocan “escuchando una diversidad de voces que pueblan nuestro territorio, nuestra nación y haciéndolas resonar en un teatro”, exploca Bourges.

Deus ex machina, se convierte en un ejercicio polifónico que invoca a los fantasmas que perturban el territorio de un país. Se presentará del 18 de enero al 18 de febrero en el Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque. La entrada es gratuita.