A diferencia de otros experimentos anteriores, que mediante un proceso mucho más complejo lograron hacer brillar a un tipo específico de planta

Imagen: BBC

Ciudad de México (N22/Redacción).- Un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) transformó una planta de berro para que pueda brillar en la oscuridad. Según los investigadores, este experimento abre el camino para utilizar plantas como fuentes de iluminación en el futuro.

“Nuestra visión es crear una planta que pueda funcionar como una lámpara de escritorio que no hace falta conectar”, explicó Michael Strano, autor principal del estudio, publicado en la revista Nano Letters.

Para  lograr este efecto, Strano y sus colegas recurrieron a la luciferasa, la misma enzima que hace brillar a las luciérnagas.  El componente actúa sobre una molécula llamada luciferina y la obliga a emitir luz. En este proceso participa también una molécula denominada coenzima A, que facilita el proceso.  Cada uno de estos componentes es transportado por una nanopartículas, que garantiza que lleguen al sitio adecuado y evita que se concentren en uno en particular, lo cual podría resultar tóxico para la planta.

Los investigadores lograron que la planta emitiera luz por cerca de tres horas y media. Y, aunque la luz obtenida fue relativamente tenue, creen que pueden aumentar su intensidad así como el tiempo que se mantiene encendida.

A diferencia de otros experimentos anteriores, que mediante un proceso mucho más complejo lograron hacer brillar a un tipo específico de planta, el método desarrollado por los investigadores del MIT puede aplicarse en cualquier tipo de planta.

El estudio es parte de una nueva área de investigación que intenta darle a las plantas nuevas características incorporando dentro de ellas distintas clases de nanopartículas. El objetivo final es crear plantas que pueden desempeñar muchas de las funciones que ahora cumplen dispositivos eléctricos.