Un proyecto, iniciado en 2016, que busca conocer a fondo la ruta migratoria de Centroamérica a Estados Unidos

Ciudad de México (N22/Irma Gallo).- “El proyecto Ecologías del cuidado migrante es una iniciativa que proviene del Instituto Hemisférico de Performance y Política, que es un instituto dentro de la Universidad de Nueva York, yo soy un doctorando de la Universidad de Princeton y colaboro como investigador dentro de este proyecto”, explicó Pablo Domínguez.

En 2016 un grupo de investigadores emprendió la tarea de conocer a fondo la ruta migratoria de Centroamérica a Estados Unidos para entrevistar a todos los actores involucrados: migrantes, defensores de derechos humanos, periodistas, miembros de organizaciones internacionales y quienes coordinan los albergues para dar refugio a los migrantes en su trayecto. Este trabajo, que sigue en curso, gracias a la colaboración de organizaciones como Voces Mesoamericanas Acción con Pueblos Migrantes, el Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdoba, el albergue Hermanos en el camino y Movimiento Migrante Centroamericano, entre otros, está teniendo como resultado el proyecto Ecologías de cuidado migrante.

Una vía para entender cuál es el estatus del cuidado migrante hoy en día en la ruta migratoria hacia Estados Unidos, cuáles son los problemas, cuáles son las causas de la expulsión, cuáles son las causas del desplazamiento, cómo se están cuidando los derechos de estas personas en Centroamérica, en México y en Estados Unidos.

“En la práctica, la expulsión económica y la expulsión por la violencia son también la misma violencia. No podemos hacer esta distinción tan tajante y tan abstracta entre migrante económico y persona refugiada. ¿Por qué?, porque al final son ciclos de violencia, son ciclos de despojo y son ciclos de prevaricación que afectan a comunidades enteras.”

“Fuimos a Honduras a mediados de noviembre de 2016, estuvimos cinco días por allá y pudimos explorar varios conflictos, varias situaciones y varios lugares de interés para nosotros. Uno de ellos fue visitar el COPINH, que es la organización que reúne las luchas y las identidades en las comunidades de un grupo indígena y otro afrocaribeño que están en Honduras. Es una organización muy importante, muy grande en Honduras pero que ha sido atacada durante años principalmente por intereses trasnacionales que buscan apropiarse de tierras o instalar proyectos hidroeléctricos, minería, etcétera. Berta Cáceres era un símbolo muy importante, una mujer luchadora, fundamental, que estaba logrando cosas increíbles y que estaba realmente defendiendo causas con las que la gente se identificaba”, comentó Pablo Domínguez. Fue asesinada vilmente en 2015, si no me equivoco. En 2016 visitamos el COPINH y hablamos con sus sucesores. En años recientes, en 2015-2016, hubo una gran migración, un gran éxodo de la comunidad garífuna a Nueva York, principalmente. Eso es algo que no se daba, la comunidad garífuna no es una comunidad especialmente migrante. También nos hemos dado cuenta de estos nuevos flujos migratorios de minorías y de grupos indígenas o afro-caribeños que hoy en día se ven también en la necesidad de migrar.”

Todo el material reunido por este grupo de investigadores estará disponible al público a partir de agosto del 2018 en un sitio web que darán a conocer oportunamente