Al frente del despacho Colinas de Buen, el ingeniero recibió la distinción por la forma en que sus soluciones estructurales han enriquecido la arquitectura mexicana y a sus profesionistas

Imagen: Palacio de los Deportes /Flickr / Monitor Encendido

Ciudad de México (N22/Irma Gallo).- Nacido en Madrid, España, Óscar de Buen llegó a México huyendo de la dictadura franquista. En nuestro país ha realizado su amplísima obra, lo que le valió el que se le otorgara la Medalla Bellas Artes de Arquitectura.

Xavier Guzmán Urbiola, subdirector general de Patrimonio Artístico del INBA, señaló que “gracias a las soluciones estructurales del ingeniero Óscar de Buen, mucha de la arquitectura de infinidad de profesionistas del siglo XX mexicano, arquitectos, se han visto enriquecidas. […] Traería a cuenta, por ejemplo, el paraguas central en el patio del Museo de Antropología. Esa es una solución arquitectónica de don Pedro Ramírez Vázquez. Casi toda la obra de don Pedro Ramírez Vázquez la calculó el ingeniero De Buen.” Y añadió, “lo que ahora conocemos como el edificio Prisma, pero muchos años fue la Lotería Nacional, en Juárez y Reforma, esa es una estructura que en toda la planta en triángulo va por fuera a manera de dejar las plantas libres. Esto es una novedad en una geometría de este tipo y la gran singularidad de ese edificio es que las losas superiores funcionen como diafragma para que el edificio no se deforme.”

Encontramos otras soluciones de ingeniería de Óscar de Buen en construcciones como el Estadio Azteca, el Palacio de los Deportes y el Museo Soumaya, entre otros, y, recientemente, en la Torre BBVA Bancomer.

“Él se mantiene en activo, va a su despacho. Es un viejo fantástico, que puedes hablar con el de novelas. Es un viejo impresionantemente joven”, comentó Guzmán Urbiola.