Una serie de platillos elevados ocupará el patio trasero del museo: Campanario es la propuesta del estudio integrado por Carlos Facio Gaxiola y José G. Amozurrutia

Imagen: Buró Buró

Ciudad de México (N22/Redacción).- En el patio trasero del Museo El Eco se desplegará la propuesta de T O (Carlos Facio Gaxiola y José G. Amozurrutia) que fue elegida de entre 154 proyectos enviados provenientes de 16 estados de la república y de lugares fuera del país. La propuesta, Campanario, se inspira, como el despacho explica en “el emocionante interior de las Torres de Satélite […] su potente belleza se debe, en parte, al descubrimiento de su lógica constructiva, a descifrar que sus entrañas vacías las hicieron posibles”.

Mediante esta reflexión, la dupla creó un plano hecho con “platos de cobre que desde arriba se aprecia como una superficie limpia y reflejante, como un eco del piso de cuarterones de barro”; desde abajo otorga una nueva manera de habitar el espacio. “Sombras, reflejos y sonidos cambiantes” juegan en la nueva configuración del espacio y en el efecto que su apreciación y experimentación producirá en el visitante durante los tres meses de su estancia en el museo.

El visitante podrá interactuar con el instrumento: cada platillo está sostenido por una varilla que al moverse activa el sonido de los platillos. “La trama de las varillas hace el pentagrama, los platos de cobre las notas, el habitante es músico y espectador”, señalan los arquitectos. Todos los materiales utilizados en éste son reciclables.