La obra de Shakespeare es, en palabras del director de esta versión, Mauricio García Lozano, un mundo en el cual todo tiene la posibilidad de convertirse en su contrario

Imagen: Desde el 24 de noviembre se puede ver esta nueva versión de la obra

Ciudad de México (N22/Salvador Perches).- En el Teatro Milán, Macbeth se presenta con una nueva versión, traducida y adaptada por el especialista en teatro isabelino Alfredo Michel. Sobre esta obra, su director, Mauricio García Lozano, señala que “Macbeth es una de las obras más consistentes, más densas tonalmente, más compactas de Shakespeare, es su tragedia más corta, lo cual es muy buena cosa, pero eso también hace una tragedia muy delicada porque su estructura, yo diría, es casi perfecta, entonces es muy difícil recontarla, es muy difícil escaparse de ella, te atrapa no hay modo de darle la vuelta ni de decir, bueno, me voy por aquí, es casi irremediable tener que meterse a Macbeth. Y meterse a Macbeth implica realmente meterse a un infierno, es meterse a un laberinto muy oscuro donde se tratan las pasiones más oscuras a un nivel muy sutil, no habla sobre el abuso del poder ni sobre la ambición ni sobre todos eso temas que de alguna forma circundan a Macbeth, pero el verdadero tema de Macbeth es un tema muy íntimo, es el tema de la debacle de la conciencia humana”.

De presencia recurrente en las salas de la capital de México, Macbeth puede adoptar múltiples y variadas formas, desde ser interpretados la totalidad de sus personajes por dos actores, intercambiando incluso el género de los mismos, como hicieron Laura Almela y Daniel Giménez Cacho; hasta convertirse en un militar de la revolución mexicana, tal y como lo hizo Juan Carrillo en donde Macbeth, se convirtió en Mendoza.

“La puesta aquí,crucial, va en dos sentidos, una, entender que Macbeth es un gran eclipse, un eclipse de la naturaleza y un eclipse de la conciencia, lo bueno es lo malo, lo puro es impuro, lo limpio está sucio, dicen las brujas al principio, no es cierto, es un mundo en el cual todo tiene la posibilidad de convertirse en su contrario, en este caso con este Macbeth yo quisiera meterme, acercar la lupa, meter mi close up a la mente, a la psique de Macbeth y de Lady Macbeth”, señala García Lozano.

Juan Manuel Bernal y Lisa Owen encabezan el reparto de esta acuática puesta en escena, producida por Ana Bracho y Paula Sánchez Navarro.

“Es un estudio del mal, es un estudio de la tentación, es un estudio, digamos de la deconstrucción de la conciencia en ese sentido es un montaje que tiene elementos contemporáneos, en un sentido, pero sobretodo simbólicos, no es para nada un montaje de época, no es para nada un montaje que quiera regalarnos una imagen un retrato de Escocia en el siglo XI, es un montaje que nos quiere acercar a la mente de un hombre que podría ser un hombre el día de hoy que toma una mala decisión y que sufre las consecuencias”, concluyó el director.

Macbeth, de William Shakespeare, en el Teatro Milán, Lucerna 64, Col. Juárez. Presentaciones hasta el 21 de enero 2018.