Juan Villoro presentó en la FIL Guadalajara La utilidad del deseo, texto que revela las múltiples lecturas del autor y otros intereses profesionales

Guadalajara (N22/Karen Rivera).- Juan Villoro tuvo la oportunidad de acceder a cartas privadas escritas por Julio Cortázar, Juan Carlos Onetti y Manuel Puig, que lo inspiraron a escribir parte de los ensayos que integran su libro La utilidad del deseo, en los que también se refiere a la culpa de Nikolái Gógol, al arte de condenar de Karl Kraus y al inglés Daniel Defoe. Villoro toma el lema de los hermanos Grimm “cuando desear era útil” como hilo conductor de esta publicación, que también expresa su anhelo por estudiar medicina.

“Como es una vida apócrifa la de médico, una de las grandes ventajas de la literatura es que te permite llevar vidas posibles, entonces en forma variadas he tratado de ser un médico en novelas como El disparo de Argón que se ubica en el Hospital de Oftalmología y he tratado de escribir, también, sobre la relación entre la literatura y la enfermedad”, cuenta el autor en entrevista.

El autor de libros como Dios es redondo, El libro salvaje o El planeta prohibido agregó que la vida se compone de la cancelación de otras vidas, y que la creatividad surge de la necesidad de desear.

En una ocasión leí una entrevista con Roman Polanski que decía: ‘mi talento surgió de tanto desear’, y me pareció una extraordinaria definición de la creatividad, es decir, hay cosas que sólo surgen por el enorme anhelo que tenemos de que eso sea realidad y la lectura tiene que ver con esta actitud, con este gesto, no con el hecho de suponer que hay una recompensa dentro de un libro.”