La intervención gráfica de Boa Mistura en Guadalajara, mira hacia la raíz huichol, al pasado para aprender en el presente y humanizar la ciudad

Imagen: Boa Mistura / FIL Guadalajara

Guadalajara (N22/Karen Rivera).- ¿Cómo iluminar con pintura y frases esperanzadoras un escenario gris como la pobreza y el olvido? El colectivo de artistas urbanos madrileños Boa Mistura responden a esta pregunta con lo que ellos llaman “grafiti poético”. Desde hace más de siete años este grupo de amigos se dedica a tatuar ciudades, calles y avenidas con la intención de dignificar los espacios azotados por la delincuencia y marginalidad. Con esa filosofía llegó a México para intervenir la Unidad Habitacional de la Colonia Infonavit Independencia, en la ciudad de Guadalajara.

“Nosotros nos conocimos de pequeñitos, con quince años, pintando grafiti, rayando. Salíamos por la noche a rayar de manera totalmente ilegal, poco a poco empezamos a pintar murales, en el 2010 montamos ya nuestra oficina, terminamos nuestros estudios universitarios y ya nos dedicamos profundamente y únicamente al arte urbano”, relata el arquitecto y artista visual, Javier Serrano.

El grupo, que considera que el arte urbano tiene la capacidad para transformar estos espacios y a los ciudadanos que viven en ellos, inició el proyecto de la Colonia Infonavit Independencia en enero, cuando realizaron una visita a la ciudad y recorrieron diferentes espacios. Con la misión de generar un tejido social sólido en ella, invitaron a sus habitantes y a los alumnos de la Universidad de Guadalajara, a participar en la intervención.

Sobre este proceso, Serrano explica que “les hicimos unas encuestas a los vecinos en las que nosotros les preguntamos siempre sobre cómo es su comunidad, qué sienten de ella, cómo les gustaría que fuera, alguna anécdota, alguna evento y nosotros a partir de eso lo filtramos y empezamos a diseñar dos líneas de trabajo, dos propuestas, que posteriormente se las mostramos a los vecinos. Ellos votan, eligen una de las dos, porque ellos tienen el derecho de poder elegir cómo quieren que se vea su espacio”.

Esta propuesta artística la dedicaron a los wixàrika. “La propuesta basa en el Niérika que para ellos es ese punto, ese espejo transgeneracional por el que entrar en contacto con nuestros antepasados, con tus ancestros, para aprender hoy y construir el mañana. La obra consiste en tres palabras, ‘Fui’, que representa el pasado; ‘Soy’ que es el ahora mismo; y ‘Seré’ que es lo que quiero ser”.

Para este colectivo, además, “el arte urbano es un medio de crítica, de cambio, es un medio de expresión. Nosotros lo hacemos porque necesitamos hacerlo y porque también es la manera que tenemos de intentar humanizar la ciudad, de alguna manera. Estas ciudades que cada vez son más impersonales, que cada vez somos menos vecinos los unos de los otros no.”

Boa Mistura forma parte de la delegación de artistas invitados de honor a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.