El objetivo es recabar información “ya que el sector público no la está publicitando para poder entender qué hay y qué pasa”: Josefina McGregor

Imagen: Free Pik

Ciudad de México (N22/Alizbeth Mercado).- Obra Chueca es una plataforma digital conformada por tres organizaciones: Virk, Ruta Cívica y Suma Urbana. Busca evidenciar la corrupción inmobiliaria por medio de la denuncia ciudadana y dar certeza jurídica a los ciudadanos sobre los usos de suelo.

Aunque su existencia parece coyuntural, la plataforma surgió en mayo de 2017 con 850 reportes de irregularidades, tras el terremoto del 19 de septiembre, las denuncias aumentaron.

“Ahora tenemos alrededor de mil y pico de reportes, curiosamente después del sismo cambiaron las cosas, un poco de conciencia después del Colegio Rébsamen y empezaron a reportar muchas construcciones de universidades, escuelas y hospitales”, comentó Maria Teresa Ruiz.

El reporte más reciente de la plataforma indica que el 21% de los denuncias que no hubo estudios de impacto ambiental o que éstos fueron deficientes o falsos. El 17% de los casos reporta que la construcción invade área verde o espacio público.

En este sentido, el 96% de los reportes recibidos corresponden a construcciones en alguna de las 16 delegaciones de la Ciudad de México. Otro 2% corresponde a municipios del Estado de México considerados parte del Área Metropolitana. El otro 2% corresponde a obras en otras entidades.

La plataforma es un repositorio de denuncias y al mismo tiempo, son facilitadores en el proceso de compra y renta, proporcionan herramientas para que las personas sepan los procesos y términos en la edificación.

“Le explicamos a la gente cómo denunciar, cómo averiguar si su obra es o no legal, cómo averiguar si donde está viviendo, por qué, porque ojo, una obra que inicia ilegal con papeles falsos, muy probablemente tampoco va a cumplir las condiciones de estructura y otros elementos que ya vimos son importantes, después del sismo”, añadió Josefina Mac Gregor, Suma Urbana.

El objetivo de Obra Chueca es recabar información “ya que el sector público no la está publicitando para poder entender qué hay y qué pasa. Con esta información recabada ver patrones de abuso de suelo, poner controles, ver si la ley no se está cumpliendo o si se está cumpliendo pero permite la corrupción interna”.

Otra propuesta de las organizaciones es la creación de un atlas de riesgo para Ciudad de México para conocer su subsuelo, los peligros “para saber qué podemos hacer y hasta dónde podemos llegar”.

La página de este proyecto es obrachueca.com , ahí se puede denunciar y consultar la información que han recopilado hasta el momento.