La banda venezolana, que en días pasados visitó México, habló sobre su trabajo y sobre su país donde “la gente va perdiendo la esperanza”

Ciudad de México (N22/Fernando Salinas).- Con motivo de su primera visita a México, platicamos con Antonio “Tony” Casas y Alejandro “Abeja” Abeijón, bajista y guitarrista, respectivamente, de Rawayana quienes nos hablaron sobre su más reciente disco Trippy Caribbean (2016) y su crecimiento como banda en Venezuela.  

¿Cómo surge Rawayana?

Antonio: Rawayana arranca como un proyecto entre amigos, que comenzamos a hacer música muy jocosa, versiones de lo que nos gustaba en esa época, desde el 2007 fue cuando empezamos a tocar pero el proyecto como tal inicia en el 2010, desde nuestra participación en el festival Nuevas Bandas, encuentro musical muy importante en Venezuela. A partir de ahí logramos llamar la atención de muchas personas, cierta exposición que nos permitió grabar nuestro primer disco, Licencia para hacer libres (2011). Con este material comenzamos a hacer gira por Venezuela y a sonar en la radio. También hay que mencionar el aspecto audiovisual que nos ayudó a tener empuje y cierta viralidad, todo esto en Venezuela. Ya en 2013 grabamos nuestro siguiente disco Rawayana Land (2013), con este disco también empezamos con nuestros primeros toques a nivel internacional principalmente en Estados Unidos. Estamos en México promocionando nuestro nuevo disco Trippy Caribbean, del año 2016,  también grabado en Nueva York. Con este disco logramos tener más exposición internacional, este año hemos tenido la oportunidad de visitar una gran cantidad de países, una gran cantidad de público increíble.

¿Qué significa Rawayana y qué representa?

Antonio: Rawayana es una palabra inventada, al principio nos costó encontrar un nombre como tal, surge esta palabra de Ramayana, que es una epopeya hindú, se volteó la “m” y quedó Rawayana. Está conectado a la idea de la isla, plasmado en Rawayana Land, nuestro segundo disco, un imaginario (sic) que tuvimos a través de Twitter con nuestros seguidores hace muchísimo tiempo donde los invitamos a comentar cómo sería su casa en Rawayana Land, que harían ahí… como una especie de escape a la situación que se está viviendo en Venezuela. Joaquin Salim materializó esta isla con un brócoli y eso se ha vuelto como una insignia de la banda.

La base de su música es el reggae pero combinan distintos géneros, ¿cómo describen su estilo? ¿Cuáles son sus influencias?

Alejandro: Nos catalogan la mayoría de las veces como una banda de reggae pero no nos consideramos una banda de reggae en sí. El sonido viene de las influencias de cada uno de nosotros que son completamente diferentes. Sí existe una base de reggae, pero a lo largo de este proceso de evolución en los tres discos, nuestro productor, José Luis Pardo bautizó esta mezcla de géneros desde el segundo disco como trippy pop. La evolución ha sido de acuerdo a lo que estemos viviendo o escuchando en ese momento.

Antonio: Entre mis principales influencias está Sublime, está la banda de mi tío y mi papá que era de Venezuela, Café Tacvba; tres proyectos musicales que han marcado muchísimo mi forma de tocar.

¿Qué situación se vive en Venezuela y cómo logra desarrollarse una banda en el país?

Antonio: La situación de Venezuela es bastante grave y conforme pasa el tiempo peor se pone. La verdad es que la gente va perdiendo la esperanza. Nosotros hemos tratado de dejar un poco de lado la política, nuestra música invita a la gente a viajar, cuando escuchan nuestros discos completos, esa mezcla de géneros les ayuda a que se olviden un poco de su día a día y tener una especie de escape en nuestra música. Por otro lado, en Venezuela están surgiendo proyectos musicales muy interesantes. Cada vez hay menos espacios para mostrar tu música, casi todo se está yendo a Internet. Nosotros tuvimos la suerte de arrancar en la última camada de bandas que logró dar un paso más allá, tuvimos la oportunidad de tocar en varios lugares pero actualmente la gente lo último en lo que gasta es en entretenimiento, a mí me preocupa eso, ¿cómo crecer como banda si la gente no te ve?

¿Qué importancia tiene el uso de plataformas digitales para la exposición de su música?

Antonio: Considero que nuestro proyecto es bastante interesante a nivel de plataformas. El primer disco lo lanzamos en una tarjeta digital, en Venezuela fue súper interesante porque no conocían ese formato. Con Rawayana Land también experimentamos con diferentes formas de lanzar sencillos antes de lanzar el álbum completo. Con  la aparición de Spotify o más recientemente Apple Music hemos apostado a estos formatos, por ejemplo, nuestro segundo disco lo lanzamos en Spotify primero porque hay mucha gente en Venezuela, excepto en Caracas por el tema del dólar, no es viable.