Peruanos Sin Agua ha implementado los Atrapanieblas para captar las micropartículas de la niebla, condensarlas y transformarlas en agua  

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- En el mundo, tres de cada diez personas carecen de acceso a agua potable. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, esto significa que más de dos mil millones no cuentan con el vital líquido. Latinoamérica es una de las regiones más afectadas, en Perú, por ejemplo, tres punto ocho millones de habitantes no pueden cubrir sus necesidades básicas de consumo, agrícolas o de crianza de animales. Es en este país donde en  2005, el ingeniero Abel Cruz, presidente de la Asociación Peruanos Sin Agua,  decidió crear el sistema de captación de agua de niebla y aguas subterráneas.

“Nosotros debemos distinguir algunos aspectos importantes: una nube siempre genera lluvia, pero nosotros capturamos agua de la neblina y de la humedad atmosférica, que de forma natural no generan agua, no generan lluvia. La neblina son micropartículas que se encuentran suspendidas en el medioambiente, que de forma natural no precipitan, nosotros con nuestro sistema de mallas, atrapamos esas partículas y las condensamos naturalmente convirtiéndolas en agua”, explica Jorge Poma, director de Peruanos Sin Agua.

Por sus condiciones geográficas, en Lima la lluvia es escasa y la mayoría de los barrios marginales se ubican en zonas semidesérticas. El proyecto que se llama “Acceso al agua a través de una forma de tratamiento”, consiste en colocar Atrapanieblas, es decir, mallas fabricadas con material plástico que tienen pequeños agujeros que permiten capturar las microgotas suspendidas en la neblina. Microgotas que  son recolectadas por un sistema de tuberías y tanques. Se estima que cada panel de mallas, que mide veinte metros cuadrados, puede obtener entre 200 y 400 litros de agua por día.

“Nosotros para hacer que nuestro proceso sea eficiente analizamos condiciones como la latitud, altitud, la dirección del viento, la velocidad del viento, la humedad relativa, hacemos un monitoreo satelital del clima durante todo el año, porque la neblina es estacional en muchas épocas del año, analizamos el tipo de neblina, el tipo de nube. Luego de capturar el agua de la neblina, hacemos un análisis químico como laboratorio certificado y según esto le damos el tratamiento adecuado al agua para consumo humano. En este proceso utilizamos una innovación patentada nuestra que es un cloro ecológico, este proceso se llama electrólisis, el cual no es nuevo, es un proceso con el cual conectamos dos electrodos a una fuente de corriente, colocamos agua, sal y por acción química se intercambia algunos átomos, en este caso obtenemos el cloro, ya que la sal es cloruro de sodio, tenemos el cloro, que reacciona con el hidróxido de sodio. Posteriormente, orientamos el agua a distintas actividades: consumo humano, agricultura urbana, agricultura familiar,  crianza de animales menores, y reforestación”.

Hasta ahora, el Distrito de Villa María del Triunfo consiguió instalar cincuenta Atrapanieblas que beneficiaron la vida de quinientas familias.

“Con los sistemas Atrapanieblas, nosotros estamos generando agua y estamos recargando la capa freática, el agua del subsuelo, ya que la glaciación ha hecho que el agua del subsuelo se recargue con menor rapidez que antes, entonces nosotros estamos contribuyendo a mejorar esa situación”, finalizó Poma.