Es la primera vez que el premio recae en Nicaragua, y aun en Centroamérica

Ciudad de México (N22/Redacción).- El jurado, presidido por Darío Villanueva, director de la Real Academia Española (RAE), ha destacado que la obra del escritor nicaragüense Sergio Ramírez –que obtuvo el premio Cervantes 2017-, “aúna la narración, la poesía y el rigor del observador y el actor”. También “que refleja la viveza de la vida cotidiana convirtiendo la realidad en una obra de arte, todo ello con excepcional altura literaria y en pluralidad de géneros, como el cuento, la novela y el columnismo periodístico”.

Se lee en la nota del diario El País: “El fallo del premio dotado con 125 mil euros fue anunciado este jueves por el ministro Íñigo Méndez de Vigo. Lo acompañaron en la mesa Darío Villanueva y Eduardo Mendoza, ganador de la pasada edición. Méndez de Vigo le llamó personalmente para comunicarle el fallo. Eran las siete de la mañana en Managua cuando marcó. “Es una buena manera de comenzar el día”, le dijo Ramírez.

La obra de Ramírez incluye numerosos ensayos, cuentos y novelas como Castigo Divino (premio Dashiell Hammett, 1990), Margarita, está linda la mar (premio Alfaguara de novela 1998 y Casa de las Américas 2000) o Un baile de máscaras (premio a Laure Bataillon a la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1998).

Ramírez, de 75 años, fue vicepresidente de Nicaragua de 1985 a 1990. Sin embargo, se retiró de la política para dedicarse de lleno a las letras en 1996. Su participación en la Revolución Sandinista está recogida en su libro de memorias Adiós muchachos, publicado en 1999.

Imagen: El País