El filósofo estadounidense Nöel Carroll ofreció una conferencia este fin de semana sobre la narrativa y el diseño de atmósferas y emociones en el cine

Ciudad de México (N22/Fernando Salinas).- Nöel Carroll, considerado una de las personalidades más influyentes por sus investigaciones y aportaciones a la filosofía del arte, en especial al cine, ofreció la conferencia magistral “Películas, emociones y narrativas”. La charla, abordó el concepto “narración erotética”, punto de partida para el análisis de una historia a través de preguntas y respuestas, emociones y la predisposición de criterios, sistema aplicable a las películas tradicionales.

“Esta idea de narración erotética, busca explicar cuatro cosas principalmente, primero que nada, cómo una película puede captar nuestra atención y cómo nos cautiva de cierta forma; en segundo lugar, cómo los espectadores pueden seguir una película y,  posteriormente, cómo una película logra tener este sentido de unificación y después, cómo nos puede generar una sensación de cierre, que se ha acabado donde tenía que acabarse, ya que no había nada más que decir”, explica Carroll en entrevista.

El autor de Filosofía del terror o paradojas del corazón, parte de las ideas del pensador David Hume, quien asegura que para conmover a una persona a través de la narración se deben tener algunos secretos que se traducen como preguntas.  

“Los protagonistas en Rogue One van a tener acceso a información vital sobre la debilidad escondida de la Estrella de la muerte, y el público seguirá sin saberlo hasta que se revele el secreto, Hume dice que es un secreto y una forma menos oscura de escribirlo, es decir, que es una pregunta”, explica Carroll.

Estas preguntas se distinguen, de acuerdo a su prioridad, como macro, de manera general; y micro, como cuestionamientos específicos. Por otro lado, la predisposición emocional, es un recurso que ayuda al autor a dirigir sentimientos en el espectador.

“Cuando hablamos de películas, el ambiente en la pantalla ya ha sido diseñado para que ciertos temas emocionales como, por ejemplo, el peligro o la injusticia, tengan más relevancia […] En la naturaleza, nuestras emociones son las que hacen el filtro, en las películas taquilleras las escenas han sido predigeridas por el director. Esto hace que nuestra atención sea guiada a elementos que buscan una respuesta emocional”.