El sistema nervioso desempeña un papel fundamental en la propagación del cáncer. Las células tumorales pueden invadir los nervios circundantes y viajar a lo largo de la superautopista eléctrica del cuerpo, sembrándose nuevamente en sitios distantes

Imagen: Live Science

Ciudad de México (N22/Redacción).- Los resultados de nuevas investigaciones revelaron la posibilidad de replantear la cura del cáncer, parece que atacar las células nerviosas sería una forma efectiva de combatir los tumores, e incluso prevenir su desarrollo en primer lugar. “Centrarse en los nervios puede ser la pieza que falta en la lucha contra la enfermedad”, en opinión de Gustavo Ayala en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

Elizabeth Repasky en el Roswell Park Cancer Institute en Buffalo, Nueva York demostró que el uso de bloqueadores beta puede hacer que la inmunoterapia sea más efectiva contra el cáncer en ratones. Ella y sus colegas están planeando ensayos para ver si pueden hacer lo mismo con las personas que reciben tratamiento contra el cáncer de mama o de piel. En otros lugares, investigadores están evaluando si los betabloqueantes (retardan los impulsos nerviosos que pasan por el corazón) pueden hacer que la quimioterapia o la cirugía sean más efectivas contra los cánceres de ovario, próstata y otros tipos de cáncer.

El sistema nervioso desempeña un papel fundamental en la propagación del cáncer. Las células tumorales pueden invadir los nervios circundantes y viajar a lo largo de la superautopista eléctrica del cuerpo, sembrándose nuevamente en sitios distantes. Por eso, a medida que los cánceres se vuelven más agresivos terminan propagándose al eje central del sistema nervioso: el cerebro.

Hubert Hondermarck, neurobiólogo del cáncer en la Universidad de Newcastle en Australia, aseguró: “solíamos creer que simplemente proporcionan rutas para que el cáncer viaje. Es cada vez más claro que, aunque los tumores intentan infiltrarse en los nervios para acelerar su propagación, los nervios también estimulan el crecimiento del cáncer”.

Hace 30 años, el cirujano Keith Lillemoe se dio cuenta de que podía reducir el dolor que sus pacientes estaban sintiendo al inyectar alcohol en los nervios que rodean a los tumores pancreáticos presionando contra el abdomen y la columna vertebral, con esto podría destruir las fibras que transportan señales de dolor al cerebro.

A finales de la década de 1980, Lillemoe y sus colegas de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, probaron la técnica en 137 pacientes con cáncer de páncreas inoperable. Los que recibieron la inyección de alcohol sintieron mucho menos dolor y vivieron más tiempo que aquellos que recibieron un placebo.

Staats asumió que estos pacientes vivían más tiempo porque la reducción del dolor mejoraba su estado de ánimo y les permitía ser más activos físicamente y, por lo tanto, podían soportar rondas adicionales de quimioterapia o radiación. Pero eso no era necesariamente todo lo que estaba sucediendo.

El hecho de que los biólogos tumorales hayan descuidado el papel del sistema nervioso durante tanto tiempo podría explicar por qué tan pocas terapias contra el cáncer realmente eliminan la enfermedad.

Esa distinción podría marcar una diferencia a medida que los médicos buscan usar fármacos que se centren en los nervios para tratar a pacientes con cáncer. Los betabloqueantes, por ejemplo, pueden ayudar a regular la frecuencia cardíaca. Es por esta razón que se prescriben rutinariamente a personas con presión arterial alta y otros problemas cardiovasculares.

La primera evidencia concreta de una causa y efecto biológico vino en 2013, cuando Magnon, trabajando en el laboratorio de Paul Frenette en el Colegio de Medicina Albert Einstein en el Bronx, Nueva York, inyectó una sustancia química que destruía los nervios en ratones que habían sido implantados con humanos tumores de próstata. Detuvo al cáncer muerto en seco. “No esperábamos nada de eso”, dijo.

Al desensibilizar los nervios, una inyección podría ralentizar el crecimiento del cáncer para que la quimioterapia y la radiación sean más efectivas y también detener el dolor. A medida que el cáncer emerge, los nervios reorganizan el entorno celular para dar paso al crecimiento del tumor. Sin nervios, sin reorganización. “Básicamente bloqueas esa transición temprana”, concluyó Frenette.

Con información de New Scientist