El Festival Cervantino comisionó una obra a Vladimir Sagaydo, la “Obertura 1917”, inspirada en la Revolución de octubre, la cual fue estrenada en este concierto

Imagen: Trío Continuum, Cortesía Festival Internacional Cervantino

Guanajuato (N22/Víctor Gaspar).- Con una perspectiva que rescata la sonoridad de la época de la Revolución rusa y sus etapas anterior y posterior, el Trío Continuum, conformado por músicos rusos establecidos en nuestro país, ofreció el programa Revolución y pasión en el Templo de La Compañía. El programa incluyó obras de quien es considerado el padre del nacionalismo ruso, Mikhail Glinka, y piezas de Rachmaninov, Sviriov y Stravinsky.

“Su manera de escribir no es muy rusa. Tiene una quintesencia de la escuela italiana, de la escuela alemana de la composición romántica. Sin embargo, para esos tiempos fue un acto bastante revolucionario. Es una música muy emotiva, muy romántica y muy ilustre porque representa una factura de piano en donde van a escuchar los pasajes casi chopinianos”, explicó Vladimir Sagaydo, violonchelo.

La “Danza rusa”, de Stravinsky y el “Trío para piano, violín y violonchelo” de Sviridov fueron otras de las piezas ejecutadas. Rachmaninov también estuvo presente a través del “Trío Elegíaco en Sol menor”. “Es un trío lúgubre, un trío fúnebre. Fue escrito cuando Rachmaninov pasaba por una etapa bastante difícil en su vida porque ya no quería hacer nada en San Petesburgo, se fue a Moscú. Era su evolución dentro del estilo, de su ser como compositor”.

En esta ocasión el Festival Cervantino comisionó una obra, la “Obertura 1917”, inspirada en la Revolución de octubre, a Vladimir Sagaydo y la cual fue estrenada en este concierto.