La obra establece un paralelo entre los sentimientos que se expresan en el arte de la caligrafía y lo que pasa con la danza

Imagen: FIC

Guanajuato (N22/Víctor Gaspar). – La ambición del hombre por capturar en símbolos la naturaleza y su fuero interno, así como la traducción del movimiento de la mano que nos muestra un ideograma al lenguaje del cuerpo que se desplaza en el escenario, fueron los componentes que Guangdong Modern Dance Company presentó al público del Festival Internacional Cervantino.

Más allá de la caligrafía, es la concepción de la coreógrafa Liu Qi, quien al frente del grupo presentaron el montaje dividido en dos partes. El primero de ellos, titulado Sobre la caligrafía, anuncia al espectador la concepción oriental de este arte se hace a través de proyecciones. El escenario con su iluminación sugirió, a momentos, una hoja de papel representada por la luz, bailarines que con su cuerpo se convierten en pinceles y trazan, acaso de manera efímera, símbolos en el aire.

Paisaje en tinta lavada es la segunda parte del montaje. En ella se sugiere, a través de una pieza continua, el flujo de la tinta y el agua. La colectividad de bailarines se combinó con la proyección de imágenes de naturales, con lentitud, con movimientos continuos y pausados en un exhorto a la contemplación del mundo y la danza.

Guangdong Modern Dance Company es la primera agrupación de danza contemporánea en china. Fundada por Willy Tsao en 1996, la agrupación se ha consolidado como referencia en el ámbito de la danza contemporánea y realiza extensas giras por todo el mundo.

La obra presentada en el FIC establece un paralelo entre los sentimientos que se expresan en el arte de la caligrafía y lo que pasa con la danza.