Hasta ahora, la ejecución del pianista ruso ha sido el momento más alto del programa musical del Cervantino

Imagen: Alexei Volodin /Cortesía FIC

Guanajuato (N22/Huemanzin Rodríguez).- Alexei Volodin es, aunque no entre los famosos, sí uno de los más importantes pianistas de su generación. Con casi 40 años de edad ha sido solista en importantes orquestas. Al Festival Cervantino vino por primera ocasión en 2014 para tocar con la Orquesta Sinfónica de Yucatán. Este año, interpretó con la Orquesta Sinfónica del Estado de México el concierto para piano No.3 en Do Mayor de Sergei Prokofiev; y tuvo un recital con obras de los compositores rusos Nikolai K. Médtner y Sergéi Rajmáninov.

“Rajmáninov es muy conocido en todo el mundo y Médtner es menos conocido, pero no es ni un poco menos que Rajmáninov. Están al mismo nivel y por eso decidí incluirlos en el mismo programa”, declaró Volodin en entrevista.

Nikolai Medtner, al igual que Rajmáninov, fue asociado al romanticismo ruso, lo que significó que no sólo abandonara su país con la Revolución, sino que su música fue poco tocada. Médtner creó, como Chopin, sus Nocturnos o Liszt sus Rapsodias, una serie de obras llamadas Skazki, que significa “cuento de hadas”, obras inspiradas en el folclor ruso, en las obras de Shakespeare y Pushkin, y la Biblia. De las más de 30 Skazki que compuso, Volodin interpretó doce en la primera parte de su concierto en el Templo de la Valenciana.

“Debes tener toda la gama de colores, toda la pasión y la ternura, todo debe de estar a la mano siempre. […] Es complicado, porque para mí estas obras son como la propia vida. Como la misma vida porque se puede encontrar todo. Hay elementos trágicos en ella y elementos líricos. Todo eso se encuentra ahí. Por eso, para mí estas obras son como la vida misma”.

De Rajmáninov, Volodin interpretó 6 momentos musicales, Op 16 y Sonata No. 2, en Si Bemol menor, Op. 36; de esta última escogió la segunda de tres versiones, la que corrigió el propio Rajmáninov. Volodin viene de la escuela rusa pero adicionalmente ha desarrollado una ejecución muy fina y elegante. Hasta ahora, sus conciertos han sido el momento más alto del programa musical del Cervantino.