Hay una efervescencia de producción artística y se están buscando nuevos medios para poder abordar ciertas problemáticas

Imagen: FIC

Guanajuato (N22/Karen Rivera).- En la década de los sesenta cuando David Alfaro Siqueiros trabajaba en el mural La marcha de la humanidad, que pretendía ser una metáfora sobre las luchas del hombre y la mujer a través de la historia, el pintor José Luis Cuevas respondió a esa creación con el Mural efímero No.1, mismo que incluía  un autorretrato plasmado y lo colocó durante un mes en una azotea, en  Ciudad de México. Una forma de protesta  contra aquellos muralistas que aspiraban a que sus obras fueran eternas.

Ruptura, transformación, crítica. Este tipo de manifestaciones han ocurrido a lo largo de la historia del arte. Revoluciones que contempla el Festival Internacional Cervantino.

A partir de 1960 y a decir de la historiadora del arte, Karen Cordero, los cambios en las artes plásticas se dan con la introducción de las artes del cuerpo: el performance, la instalación que incluye el movimiento del espacio como parte de la experiencia artística y también cómo el arte se mueve desde su creación, su consumo y su implicación con la sociedad.

Para la crítica de arte, Ingrid Suckaer “el arte conceptual también surge como una propuesta totalmente diferente a lo que eran las artes plásticas tradicionales y también creo que es muy importante mencionar que a finales de los años sesenta la figura femenina irrumpe de manera contundente”.

En ese sentido ¿qué puede hacer el arte contemporáneo? “Necesitamos hacer un arte que nos sirva a nosotras, no un arte que nos han dicho esto es el arte y así se hace, sino redefiniéndolo para lo que a nosotros nos interesa. Es romper con esta idea del artista genio”, explicó Mónica Mayer, artista visual.

Para Cordero, hay una efervescencia de producción artística que se involucra con problemas relacionados al medio ambiente, guerras, las problemáticas sociales, naturales y se están buscando nuevos medios para poder abordar estas problemáticas.

La diversidad de posturas e intereses, deriva en diferentes propuestas artísticas. “Los artistas no se definen ya por un oficio: pintor, fotógrafo, o escultor, involucran con múltiples medios para lograr lo que quieren comunicar”, agregó Cordero. Mientras que Suckaer concluyó con lo siguiente: “ahora tenemos artistas que están haciendo arte social, como nunca había pasado en la historia del arte”.