La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauret, dijo que esta decisión no se tomó a la ligera

Imagen: ABC

Ciudad de México (N22/Redacción).- El Gobierno de Estados Unidos anunció este jueves su salida como integrante  de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por “un sesgo anti israelí” y a la “necesidad de una reforma fundamental” dentro del organismo.

Horas más tarde, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu también anunció la salida de su país por la misma razón, el “sesgo anti israelí”.

Sin embargo, el Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó su voluntad de mantenerse en la organización como miembro observador para “contribuir sus perspectivas y experiencias”. La decisión entrará en vigor el 31 de diciembre del 2018.

Irina Bokova, directora general aseguró que la decisión es  “una pérdida para el multilateralismo. En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que los EE UU se retiren de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauret, dijo que “esta decisión no se tomó a la ligera y refleja las preocupaciones de los Estados Unidos tras los crecientes atrasos en los pagos en la Unesco”.

La relación de Estados Unidos con el organismo internacional ha sido un vaivén. Ronald Reagan informó que el país dejaba en 1984 el organismo, alegando entonces las supuestas simpatías hacia la Unión Soviética. En 2002  George Bush decidió reintegrar a su país en la Unesco.

En 2011, Barack Obama volvió a adoptar medidas drásticas, al suspender las contribuciones estadounidenses en protesta por la admisión de Palestina como Estado de pleno derecho en su organigrama. En opinión del gobierno estadounidense, la integración debía esperar a un acuerdo de paz negociado en Medio Oriente.

La Unesco fue creada después de la Segunda Guerra Mundial la organización creada tras la segunda guerra mundial para fomentar la cooperación internacional en el ámbito de las ideas, el patrimonio cultural y la libertad de expresión.