Ximena Escalante adapta el relato autobiográfico del psicoterapeuta estadounidense Irvin Yalom, Verdugo del amor

Imagen: Marina de Tavira, Obsesión, 2017

Ciudad de México (N22/Redacción).- “Diez pacientes se volvieron hacia la psicoterapia, y en el curso de sus sesiones se debatieron con el dolor de la existencia. Esta no era la razón por la cual acudieron a mí en busca de ayuda; por el contrario, los diez padecían de los problemas comunes de la vida cotidiana: soledad, autodesprecio, impotencia, migrañas, compulsividad sexual, obesidad, hipertensión, pena, un amor obsesivo que los consumía, estados cambiantes de ánimo, depresión. Y, sin embargo (un sin embargo que se desarrolla de forma distinta en cada historia), la terapia sacó a la superficie las raíces profundas de estos problemas diarios, raíces que se remontaban al lecho de roca de la existencia…”, se lee en la contraportada del libro Verdugo del amor (1998), del psicoterapeuta y catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Stanford, Irvin Yalom; con base en este texto se adapta la obra Obsesión, de Ximena Escalante que estrenó temporada el pasado viernes 6 de octubre en el Teatro Milán, Foro Lucerna, de la Ciudad de México.

Del 6 de octubre al 19 de noviembre se podrá ver a Marina de Tavira, Leobardo Ortizgris y  Arturo Ríos, bajo la dirección de Enrique Singer. La dramaturgia, a cargo de Ximena Escalante, adapta el texto antes mencionado para dar forma a la historia de una paciente deprimida y suicida compulsiva que trata de curar la obsesión erótico-amorosa que tiene hacia un psicólogo más joven quien “lejos de ayudarla, resulta estar más enfermo que ella”.

En una entrevista con 20minutos, la dramaturga Ximena Escalante señaló que Obsesión “se trata de un caso de la vida real, pues el esposo enseña a la gente a torturar, pero este torturador le salvó la vida a ella por lo que tienen una relación de matrimonio muy particular en la que ella siempre intenta suicidarse y él siempre trata de salvarla”. Al mismo medio, señaló que “lo que es interesante de la historia es que “la obsesión va cambiando de nombre, primero es la obsesión por la muerte, luego la obsesión por un hombre, por la sexualidad, y luego la obsesión por entender lo que pasa”.

 

Obsesión

Teatro Milán, Foro Lucerna

Del 6 de octubre al 19 noviembre