La técnica para observar moléculas llamada el “Google Earth de las moléculas”, según Allison A. Campbell, presidenta de la Sociedad Estadounidense de Química, se lleva el galardón

Ciudad de México (N22/Redacción).- La investigación enfocada en “desarrollar la criomicroscopía electrónica para la determinación estructural en alta resolución de biomoléculas en soluciones” realizada por los investigadores Jacques Dubochet (Suiza), Joachim Frank (Alemania) y Richard Henderson (Escocia) es reconocida este miércoles con el Premio Nobel de Química 2017.

Esta técnica, anunciaron, simplifica el proceso para observar los bloques constitutivo y permite que las biomoléculas se congelen muy rápido y, así, conserven su forma natural. Frank señaló que el uso práctico de esta investigación es amplio; sin embargo, su impacto en la medicina tomará tiempo.

Para el jurado del premio, el trabajo de estos investigadores “lleva a la bioquímica a una nueva era”. La directora del comité, Sara Snogerup Linse, señaló que “ahora podemos ver los intrincados detalles de las biomoléculas en cada rincón de nuestras células y en cada gota de nuestros fluidos corporales […] Podemos entender cómo se construyen y cómo actúan, y cómo funcionan juntas en comunidades grandes”. La tecnología permite un acercamiento preciso a los detalles de los átomos dentro de las proteínas.

Llama la atención que este año el reconocimiento en esta área se entregue a un avance tecnológico y no a un descubrimiento científico. Al respecto, Frank declaró que al “decidir entre un descubrimiento en particular y un avance tecnológico” piensa que “el impacto de un avance tecnológico es probablemente mucho más grande”.

Los investigadores de las universidades de Lausana (Dubochet), Columbia (Frank) y Cambridge (Henderson), se unen a una lista de 175 laureados con el premio.