La iniciativa emitió una campaña en redes sociales para convocar donaciones que se recolectan en diferentes centros de acopio en Ciudad de México

Imagen: Foro ambiental.net

Ciudad de México (N22/Redacción).- Después del estado de emergencia en el que se encuentra México por los sismos del 7 y 19 de septiembre vendrá  la etapa de la reconstrucción de miles de viviendas.

Una organización ciudadana que ha emprendido un proyecto en este sentido es Vivienda Emergente (VIEM) iniciativa Queretana para la construcción de casas emergentes en situaciones de desastres naturales. Su propuesta es edificar casas con botellas de PET y adobe con poca agua para formar los muros (90% de las casas caídas en los estados son de adobe).

La iniciativa emitió una campaña en  redes sociales para convocar donaciones que se recolectan en diferentes centros de acopio en Ciudad de México, algunos como el Centro Cultural Pedregal y la Universidad Iberoamericana.

En México, la primera casa que se hizo con PET fue en 2011 en Hidalgo. José García Chávez, académico de la UAM Azcapotzalco fue quien introdujo este sistema en el país. Sus estudios revelan que las casas guardan una temperatura de 15 grados centígrados, mientras en el exterior la temperatura se ubicaba en entre 5 y 6 grados porque el aire es un aislante térmico.

Este tipo de casas tienen más resistencia en comparación con una de tabique o concreto debido a que entre los diferentes módulos de PET se colocan varillas, que actúan como un marco rígido que otorga alta resistencia a los sismos.

Es preferible que las botellas sean de 1.5 a 3 litros, se les quita la etiqueta, se lavan, se les corta la boquilla y se apilan, una dentro de otra. Se amarran con un alambre y se forman módulos que se aplanan con cemento arena por los dos lados y así se forman los muros.