Después de Añoranzas, la obra del pintor se une a la exposición A través de 800 años, en el Museo de la Ciudad de México

Imagen: Stefan Petridis / © Fernando Salinas 

Ciudad de México (N22/Fernando Salinas).- Stefan Petridis ha construido una carrera artística a partir de diferentes estilos y técnicas. Su mirada y sensibilidad le permiten distinguir los ambientes y personajes que se involucran en su camino. Su percepción es distinta y precisamente, esa visión es la que plasma en sus pinturas, un trabajo abstracto con técnicas tradicionales.

“Mi pintura es un abstracto realismo, trabajo con pigmentos naturales, muchos los produzco yo mismo de piedras o de tierra que encuentro en varios lugares, después los hago polvo y los convierto en colores, siempre los mezclo con los medios más clásicos; con óleo y con cera de una manera muy clásica de los años 1800 y 1900. Siempre estoy trabajando sobre lienzo y en  capas, pongo una capa de un color encima de otro hasta que obtengo el resultado que quiero, después raspo toda la pintura hasta que se vea un poco nostálgico o romántico, sobre todo que se vea como una pintura vieja, este es mi estilo de trabajo”.

Su visión busca recordar otros tiempos, un viaje al pasado motivó el título de su última exposición, Añoranzas, que, señala el pintor, “terminó con mucho éxito en el Museo de los telégrafos (sic) en colaboración con el Museo Nacional de Arte. Fue un tributo a México en agradecimiento a todo lo que me ha dado este país hasta ahora, en los cuatro años y medio que llevo viviendo aquí. Como un extranjero ( con ojos vírgenes de una nueva cultura, quedé prendado con el Centro Histórico de la CDMX, para mí desde el primer momento fue algo muy mágico”.

Para el artista, los elementos que convergen día a día en la Ciudad de México fueron su mayor inspiración: “los diversos estilos arquitectónicos desde la antigüedad hasta hoy, son una mezcla artística muy interesante. Además, el movimiento que tiene el Centro histórico; los olores, la gente, el ruido, el tráfico, son elementos que me inspiraron enormemente”. Como contraste, aprovechó el rostro nocturno de la vida urbana, “hay días que caminaba en la madrugada, cuando todo mundo estaba durmiendo o en el mediodía, caminando todo apretado con el cúmulo de gente. En cada uno de esos momentos el centro es diferente”.

Stefan Petridis ha visitado México en distintos momentos de su vida, sin embargo, desde 2012 decidió radicar en el país. El artista se encuentra en vísperas de presentar sus obras más recientes: “Añoranzas está dividida, esta exposición fue la primera parte, siguen Añoranzas 2 que será dedicada a Londres, trabajo que ya inicié y voy a presentar en octubre de 2018, después llega a Oslo, en Noruega, y después Berlín, se trata de un proyecto internacional de gran escala. También presentaré mi obra “Madre de las artes” en la exposición A través de 800 años en  el Museo de la Ciudad de México”, en octubre de este año.