La transición del romanticismo hacia el realismo en la pintura mexicana y el cambio de paradigma a partir del primer desnudo total femenino en México y Colombia se exhibe en esta exposición a  través del trabajo del pintor mexicano Felipe Santiago Gutiérrez

Imagen: Felipe Santiago Gutiérrez, La cazadora de los Andes (1891) / MUNAL

Ciudad de México (N22/Redacción).- En 1891 se creó el primer desnudo total femenino en México y Colombia, La cazadora de los Andes. La obra marcó un antes y un después en la pintura decimonónica: dirigió los pasos de los artistas del romanticismo hacia el realismo. Su autor, el pintor mexicano Felipe Santiago Gutiérrez (Texcoco, 1824-Ciudad de México, 1904), fue un “agente de cambio estilístico” entre ambos estilos. Ahora, el Museo Nacional de Arte, muestra el trabajo de este artista en la exposición Discursos de la piel que abre sus puertas el 12 de septiembre.

“El haber traducido a la pintura el lenguaje literario metafórico del cuerpo femenino” con La cazadora de los Andes, es una de las aportaciones que se le atribuyen a este pintor, cuya influencia trascendió fronteras, por lo menos en lo que a Colombia se refiere, pues participó en la formación de una escuela de pintura académica en este país.

La exposición, como se lee en el texto introductorio de la misma, permitirá al espectador reconocer las diversas facetas estéticas del artista y su incursión en varios géneros pictóricos, así como los viajes que realizó a distintas regiones de Europa y “cómo éstos contribuyeron a que desarrollara su propio lenguaje artístico”.

La exposición podrá verse de septiembre 12 a enero 18 del siguiente año.