Una charla con la activista, profesora y Premio Nobel de la Paz 1997 durante su paso por el Hay Festival Querétaro

Ciudad de México (N22/Perla Velázquez).- En 1997 Jody Williams recibió el Premio Nobel de la Paz por su activismo a favor de la prohibición del uso de minas antipersonales. “La campaña antiminas fue algo muy fuerte en el mundo, crecimos de dos organizaciones a mil 300 en el mundo; trabajamos con gobiernos que tenían la misma meta: no vivir en un mundo con minas”, declaró Williams en entrevista. 

La defensora de los derechos humanos comenzó su activismo cuando en la década de 1970 las tropas de Estados Unidos ingresaron a Vietnam. Después intentaron hacer lo mismo en Centroamérica. Ahí se dio cuenta que cada decisión que toma su país afecta a todo el mundo, como acaba de pasar con la cancelación del programa DACA.

“El pueblo se está manifestando en contra de su posición (la de Trump); en cuanto a DACA, creo que tal vez, esta vez, el Congreso que no nunca quiere hacer nada sobre inmigración va a sentir mucha presión para, por lo menos, tratar con la cuestión de los estudiantes de DACA, vamos a ver. Hemos visto que representantes en el Congreso se están manifestando en las calles en contra de esto”.

Respecto a la situación de las mujeres en el mundo Jody Williams señaló que: “en el mundo hay más represión en contra de las mujeres y precisamente porque las mujeres tenemos un poquito más poder y eso espanta al sistema de poder que siempre ha sido de los hombres, y no tengo nada en contra de los hombres, tengo mucho en contra del sistema.”