La mano de De Crécy reconstruye, en acuarelas, paisajes y atmósferas producto de un recorrido por diferentes zonas del país; la muestra se exhibe en el MAM

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- Nicolas de Crécy es un pintor francés, reconocido en el ámbito del cómic europeo. Amante de los viajes a lugares desconocidos para su trazo, llegó a México en 2014. Durante 45 días recorrió sitios como el Centro Histórico, Santa Fe, Teotihuacán, Tepoztlán, Morelos, Oaxaca y Cuetzalan. Los paisajes que observó quedaron retratados por su pincel en más de 50 acuarelas, mismas que integran la colección Travel Book que la Fundación Louis Vuitton dedica a las principales ciudades del mundo y que el Museo de Arte Moderno exhibe en la exposición Bitácora mexicana.

De Crécy, nacido en Lyon, en 1966, respecto a las acuarelas que dan cuenta de su andar por diferentes zonas del país, señala que “la diferencia depende principalmente del tamaño de la ciudad, en Europa no tenemos la costumbre de las megalópolis de estas dimensiones, entonces al principio sí es muy impresionante, el tamaño de la ciudad, es difícil ubicarse en ella, y eso exige un tiempo de aclimatación. El tamaño es tan grande que es muy impresionante. […] Entonces me dejé sorprender por todos los elementos de la ciudad que se ponían ante mis ojos, paseándome un poco al azar, entonces identificaba ciertos lugares que podía dibujar o que fotografiaba, y me interesaban por diversas razones que pueden ser gráficas, pero también detallitos que me interesaban, por ejemplo, ver los árboles cuyas raíces están levantando la banqueta, eso me parecía una cosa interesante.”

Para Nicolas de Crécy el dibujo ejecutado al natural es un ejercicio necesario que le permite enriquecer su vocabulario gráfico. Y aunque durante su recorrido se encontró con los diferentes tipos de violencia que vive el país, su objetivo fue elaborar pinturas que resaltaran la arquitectura y la atmósfera colorida que lo viste.

“Para mí este trabajo representa justamente la diversidad y la indagación, cada una de las imágenes representa una búsqueda constante, hay unas quince imágenes que son importantes en el libro porque representan un ir descubriendo plástico, gráfico, una representación lograda de lo que vi”, finaliza De Crécy.
Nicolas de Crécy. Bitácora mexicana, podrá verse hasta el 29 de octubre en el Museo de Arte Moderno.