Las instrucciones para reproducir su obra “desmantelaron la noción de que una obra de arte debe ser única”; su primera muestra individual en México se exhibe en la Galería OMR desde el 26 de agosto

Imagen: Sol LeWitt, Wall Drawing #508 (1986)

Ciudad de México (N22/Ana León).- Sol LeWitt creía que “las ideas pueden ser obras de arte; son parte de una cadena evolutiva que eventualmente podría encontrar una forma. Sin embargo, no todas las ideas necesitan materializarse”. Congruente con este credo LeWitt (1928-2007) diseñó una serie de indicaciones para que sus obras, que nunca fueron ejecutadas por éste, fueran reproducidas por otros centrando su interés no en el resultado sino en el proceso y los materiales utilizados. Las especificaciones de cada una de las piezas que transitan entre la precisión matemática y la ambigüedad, el centro de su obra, “desmantelan la noción de que una obra de arte debe ser única y debe estar hecha por el artista mismo”.

La idea, que lo colocó como un referente y pionero del arte conceptual y el minimalismo, no es nueva. Grandes maestros del arte como Da Vinci ya empleaban aprendices que formaban parte del proceso de creación de sus piezas; Auguste Rodin también contaba con este tipo de ayuda para realizar sus esculturas, la figura de la también escultora Camille Claudel aquí jugó un papel relevante. Sin embargo, el objetivo de LeWitt va más allá, defensor de “la idea como máquina del arte”, el dibujante estadounidense se mantuvo fiel a este pensamiento hasta su muerte; “como en la música, sus piezas o dibujos pueden ser ejecutados por el intérprete, mejor o peor”, dependiendo de éste.

Desde el pasado 26 de agosto y hasta el 21 de octubre, los muros del espacio principal de la Galería OMR y uno más en la planta alta exhiben piezas del artista, siendo ésta su primera exposición individual en México. La serie de cuatro murales Wall Drawing #507, Wall Drawing #508, Wall Drawing #509, todos de 1986 y Wall Drawing #1099 (2003), integran la exposición Instrucciones para una pirámide, “un imperio prehispánico conceptual, vibrante y colorido” que, como refiere la propia galería, “sirve como una línea de investigación de la geometría con referencia a la cultura mexicana”.

Este proyecto que tardó en consolidarse aproximadamente tres años, responde a la esencia del trabajo del artista: lo colaborativo. La Galería OMR, la Galería Paula Cooper, en Nueva York, que representa el Estado de Sol LeWitt y los dibujantes de éste que fueron a su vez alumnos de LeWitt, dialogaron en cuanto a la selección de las obras que serían “prestadas” para su exhibición en México, explica Kerstin Erdmann, directora de OMR.

La preparación de los muros llevó dos semanas. En paralelo a este proceso se lanzó una convocatoria dirigida a estudiantes mexicanos voluntarios de disciplinas como arquitectura, diseño y arte para participar en el proceso de realización de los dibujos; la única condición era estar de principio a fin. Cinco voluntarios más dos miembros del Estado de Sol LeWitt y el jefe de producción de la galería, integraron el equipo que reprodujo los murales; trabajo que llevó poco más de un mes. En los muros vemos pirámides geométricas en azul, rojo, verde, ocre y naranja. Estos Wall Drawing o Dibujo mural constituyen las piezas más características de su producción; llegó a crear mil 200 pinturas murales. Su objetivo era “hacer una obra tan bidimensional como fuera posible”. En la primera planta, Wall Drawing #1099 (2003), muestra un círculo con 1099 líneas cuyas instrucciones no precisan la dirección de éstas más que cómo debe iniciar y terminar el proceso y que el círculo debe contener las 1099 líneas, explica Erdmann. 

Aunque su trabajo se ha integrado a exposiciones colectivas en México como en la SAPS (una pieza de la Colección Jumex), el MUAC (dentro de una exposición que se realizó en colaboración con la Caixa) y en el Museo Amparo, como precisa Erdmann, esta es la primera exposición individual del artista en nuestro país. En paralelo a la muestra se realizarán diferentes actividades que se pueden consultar por medio de la cuenta de Instagram de la Galería OMR.