En su décimo tercera edición este concurso de artes visuales cambia su sede a Zacatecas.  “Una bienal de carácter histórico, porque las bienales intentan medir el pulso del presente”: Willy Kautz

Imagen: Vista de la sala de la XII Bienal FEMSA. Programa curatorial

Ciudad de México (N22/Alberto Aranda).- La Bienal FEMSA se renueva. El primer cambio que tendrá esta décimo tercera edición es que estrena sede: ahora se realizará en la ciudad de Zacatecas, así como en Guadalupe, Tlacoaleche, Vetagrande y Jerez. Además de que a lo largo de 18 meses se realizarán diferentes actividades y no sólo la exhibición de obra.

En entrevista con la Agencia N22, su director artístico, Willy Kautz, señaló que el programa “contempla varias plataformas. Tenemos un curador para algo que llamamos “colaboraciones museológicas”, Daniel Garza Usabiaga, estará a cargo de este programa. Tenemos una plataforma editorial a cargo de Nicolás Pradilla, que ya trabajó en la edición anterior, ahora él va a ser el curador de la plataforma editorial. También vamos a tener un programa público que consistirá en un simposio de tres días en el cual discutiremos el tema de las bienales en Latinoamérica y similar a la décimo segunda edición tendremos un espacio para residencias. Estaremos comisionando obra de artistas, obras para los museos de Zacatecas”.

Las exposiciones se realizarán en siete museos de Zacatecas, así como en espacios públicos en donde se darán talleres y pláticas. Esta edición, precisa Kautz, “es una bienal de carácter histórico, porque las bienales intentan medir el pulso del presente, lo que planteamos ahora con este título, “Nunca fuimos contemporáneos”, es justamente plantear una mirada hacia la historia, por lo tanto, la ciudad de Zacatecas es una ciudad propicia para este tipo de ensayo curatorial o bienal de programa”.

Respecto a la adquisición de obra, la cual se integra a la colección Femsa, Kautz aclaró que se está trabajando en ello pues “los montos cambian también porque ahora estos recursos están asignados a programas, a la producción de obras más que a la adquisición. Esto no quiere decir que no pueda haber adquisición de obra por parte de la colección FEMSA, como ha sucedido en la edición anterior.  Hay un cambio de modelo, entonces también nos representa unos ajustes, incluso cuál puede ser la reacción de la colección con la bienal, son muchas cosas que se están trabajando. Todavía no hay un esquema que podamos decir: mira ahora va a funcionar así, va a haber adquisición o no va a haber esto queda muy abierto”.

Como en la edición anterior, se repetirá el proyecto denominado Un lugar común, una casa donde se generan proyectos y se vinculan con la población de la zona, ahora este lugar tendrá por nombre El Santero.

“El Santero es un espacio de exhibición donde se organizan residencias y talleres. Un artista local que se llama Alfonso López Monreal, amablemente nos ofreció el espacio, nos cedió el espacio por un año y medio para que sea la sede del programa curatorial y las oficinas del equipo, hay un espacio de residencias, estrenos organizando talleres y charlas con artistas y seminarios en ese espacio”.