Benavidez ha experimentado extensamente con las piñatas como medio, incluyendo una colección de “Piñatas de Calaverita de Azúcar”

Imagen: Roberto Benavidez

Ciudad de México (N22/Redacción). – Roberto Benavidez es un artista de Los Ángeles que ha reinterpretado el quehacer y estética de las piñatas. No las concibe como artilugio para las fiestas infantiles, ni las rellena con dulces, sino que ha hecho representaciones salvajes de “El Jardín de Delicias Terrestres”, en forma piñata.

“El pecado es inherente tanto a la pintura del Bosco como a la piñata, así que para mí fue un par perfecto”, dijo Benavidez, en entrevista al sitio Hyperallergic.

“Me gusta que mi trabajo sea una mezcla de formas de arte mexicanas y europeas, lo que de alguna manera representa a quien soy. Además, siempre he admirado y gravitado hacia las viejas técnicas de pintura. La extrañeza de las criaturas y la gente. Como escultor, el reto de tomar estas formas y recrearlas en 3D es el desafío más satisfactorio”.

Benavidez tiene una práctica interdisciplinaria que incluye escultura, fotografía y trabajo impreso, pero ha experimentado extensamente con las piñatas como medio, incluyendo una colección de “Piñatas de Calaverita de Azúcar” y el conjunto de “Piñatas de Pintura”, con las que crea paisajes de su propia versión artesanal de este objeto.

Las piñatas del Bosco destacan entre las obras de Benavidez por su escala y rareza realizadas en términos más dimensionales, lúdicos y performativos.