El diseñador valenciano Fernando Abellanas, fundador de Lebrel, diseñó un estudio debajo de un puente de una autopista; el espacio rememora la casa el árbol

Ciudad de México (N22/Redacción).- El diseñador autodidacta Fernando Abellanas, ocupó su conocimiento en diseño industrial para instalar un estudio secreto debajo de un puente de una  autopista, en España. La micro vivienda evita la idea de una cabaña campestre rodeada de naturaleza; en cambio, se adapta a su entorno urbano a través de una estética cruda e industrial.

Abellanas, que diseña muebles e iluminación bajo el nombre de estudió Lebrel, creó la pequeña cabaña en dos semanas. “Siento una gran atracción por este tipo de lugar y a veces hago intervenciones en ellas, dependiendo, en gran medida, de las condiciones ofrecida por el lugar. Esta intervención que intenta dar valor a este tipo de espacios, busca, también, recuperar la sensación producida por las cabañas que solíamos hacer de pequeños para permanecer aislados pero, al mismo tiempo, cerca de nuestra casa”, dijo el diseñador en el sitio web Dezeen.

Concebido como un refugio en la ciudad, las paredes móviles brindan al usuario la oportunidad de tener un estudio completamente cerrado para hacer un ambiente más personal e íntimo o abierto para mantener la conexión con el exterior.

 

Volviendo una vez más a su niñez, Abellanas compara el espacio ocupando bajo el puente con el área debajo de una mesa que tiene un mantel largo que llega hasta el piso. En este escenario, el ruido de los miembros de la familia es reemplazado por el tráfico que pasa en la parte superior del puente, y las altas paredes de concreto recrean la seguridad del mantel.

Para acceder a la vivienda, la cual se encuentra suspendida a varios metros del suelo, el diseñador nacido en Valencia (1984) utiliza una manivela que transporta toda la estructura a lo largo de dos rieles de metal. Estantería que contiene marcos y otros recuerdos personales, se ha conectado directamente al puente, mientras que un escritorio, una silla y cojines hacen la cabaña urbana más hospitalaria para estancias más largas.