Desde el 15 de julio la galería House of Gaga alberga Joyas para la Estatua de la Libertad y Vestuario para Nahui Olin, obra de la escultora y orfebre

Ciudad de México (N22/Ana León).- La Galería House of Gaga, en la colonia Condesa de la Ciudad de México, abrió sus puertas a la exposición Ana Pellicer que reúne una pequeña muestra del trabajo de la artista, orfebre, escultora y docente mexicana del mismo nombre quien, junto a James Metcalf, fundó la Escuela de Artes y Oficios Cecati 166, en Santa Clara del Cobre, Michoacán.

Esta no es la primera vez que la galería exhibe su obra, en 2013 participó en la exhibición colectiva Construir la sucá, un proyecto expositivo que inició en México el 11 de diciembre de 2013 y que concluyó en enero del año siguiente en la galería suiza Francesca Pia. Sin embargo, en esta ocasión, el espacio se decanta por la exhibición en solitario de dos de sus obras realizadas en los años ochenta: Joyas para la Estatua de la Libertad y Vestuario para Nahui Olin; ambos conjuntos de joyas-esculturas fueron realizadas en cobre y latón bajo la técnica de cobre martillado.

Nacida en México en 1946, en la obra de Pellicer se cuelan temas como lo femenino, la sexualidad y las culturas originarias de su país de origen. Al entrar a la galería nos recibe una serie de cuatro vestuarios empotrados en la pared (como armaduras) integrados por tocados, gargantillas o collares, tops, y accesorios para las muñecas y los tobillos, sólo dos de ellos suman a su diseño un accesorio para la cadera. Pellicer construye el cuerpo femenino a partir de la proyección de las piezas en el cuerpo de la pintora mexicana, marcado, claro, por la visión de Pellicer en la que siempre se resalta el valor de la libertad.

La exposición también suma las esculturas monumentales Arete de una gran dama, Anillo liliputiense producto de Exportación y Collar de Oaxaca parte del proyecto escultórico La Gran Dama, que desarrollara en 1986, en el centenario de la Estatua de la Libertad (1886), cuando se realizó una exposición en Nueva York para celebrar el regalo hecho por el gobierno francés al estadounidense a cien años de la declaración de la independencia de EEUU (4 de julio de 1776). En esta exposición participó Pellicer con un proyecto de joyas hechas a tamaño natural para la Estatua, apropiando la figura y el símbolo y poniéndola en sus propios términos.

Aunque parte de la obra de Pellicer se puede ver en el Jardín Escultórico del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, la galería nos ofrece una mirada más puntual del trabajo de la artista y su construcción de la libertad y lo femenino.