El gobierno pensó en dos opciones: importar reos o reutilizar las instalaciones convirtiéndolas en hoteles de lujo o en museos

Imagen: Museo Tijdelijk

Ciudad de México (N22/Redacción).- El año pasado, Holanda cerró 19 cárceles por la poca cantidad de reos. En este país los números han cambiado de forma drástica, hace una década tenía una de las tasas más altas de encarcelamiento, pero el año pasado descendió a tal grado de cada 100 mil habitantes sólo 57 están en la cárcel.

Según un reporte de la BBC, esto puede ser resultado de las mejoras en las estrategias de rehabilitación, así como por la disminución de la población holandesa. Por ello, el gobierno pensó en dos opciones: importar reos o reutilizar las instalaciones convirtiéndolas en hoteles de lujo o en museos.

Un ejemplo del segundo caso es el Museo Tijdelijk, proyecto temporal que da silo a diseñadores, refugiados y artistas internacionales para que expongan su obra y sean los encargados de guiar recorridos que den contexto a los visitantes. El fin de este proyecto es hacer del arte una herramienta de sensibilidad y del espacio un referente para la convivencia entre la comunidad.

El curador en jefe del proyecto es Maze de Boer. Entre las obras que se exhiben destaca Crying Tree del neerlandés Leonard van Munster,  una videoinstalación con cámaras y monitores de Gali Blay, así como The Maquette of Dreams, de Mounira Al Solh que habla sobre los sueños y pesadillas de los migrantes.

El proyecto tendrá las puertas abiertas de miércoles a domingo hasta enero de 2018.

 

Video: Tijdelijk Museum