La obra, con resonancias autobiográficas, es una pieza intermedia entre el teatro contemporáneo, el spoken poetry y la instalación visual

Imagen: INBA

Ciudad de México (N22/Salvador Perches).- Hay momentos en la vida que las preguntas son más que las respuestas, que las asociaciones con las cosas te remontan a la infancia de un segundo a otro, que la memoria se torna turbia; en ese territorio se desarrolla La contradicción que se hereda, obra que se estrena en la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque.

“Esta pérdida de límites entre la ficción y la realidad provoca que puedas estar más cerca de las figuras que anhelas, las que has admirado todo el tiempo y que han ayudado a construirte en momentos críticos, puedes estar realmente cerca de ellos y quizás esperar que te respondan el Whats”, dijo Sonia Franco, coautora y actriz.

La contradicción que se hereda aspira a constituirse como una experiencia autónoma que cuente las múltiples negaciones derivadas de la relación crítica y oscilante entre generaciones.

“Me toca atestiguar, facilitar elementos para que se vaya desarrollando esta narración (entre real y ficticia) que también se mezcla un poco con el proceso de cambio”, agregó Edgar Maldonado, coautor y actor.

“A lo largo de la pieza se van desdoblando los personajes, es complicado fijar posturas definitivas ante lo que nuestros padres nos heredaron, entre el deber ser,  las cosas a seguir y las cosas a desechar”, agregó Noé Morales, coautor y director.

La obra, con resonancias autobiográficas, es una pieza intermedia entre el teatro contemporáneo, el spoken poetry y la instalación visual, sonora y objetual; es presentada por Sahumerio Producciones, Teatro Línea de Sombra y Patolobo.

La contradicción que se hereda tendrá una temporada del 21 de julio al 3 de septiembre, los jueves y viernes a los 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas en el Centro Cultural del Bosque.