“Necesitamos crear reglas y normas y mitos y ritos en torno a cómo se hacen estas cosas”: Rolando Díaz

Imagen: “El beso”, Francesco Hayez

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- Amor es una palabra constante en el vocabulario de la sociedad, a diario las personas lo viven, lo sienten y lo manifiestan. Canciones, películas, obras de teatro, series televisivas, registran este sentimiento. Pero ¿qué es lo que la psicología ha descubierto acerca de una relación amorosa?

El psicoanalista alemán Erich Fromm decía que todos los intentos de amar del ser humano estaban condenados al fracaso, al menos que procurara desarrollar su personalidad con humildad, trabajo, fe y disciplina.

El psicólogo mexicano, Rolando Díaz identifica dos factores importantes para desarrollar este particular afecto: la reproducción y la protección.  “Un primer paso que tenemos que dar es reconocer que somos entes biológicos, y como entes biológicos, los parámetros de nuestros comportamientos ya están dados. Y en este proceso hay dos consideraciones a tomar en términos de la posibilidad de sobrevivir para nuestra especie, la primera es la reproducción, si no hay reproducción, no hay especie”.

En su opinión, esto lo que ha hecho, a través de la evolución, que nuestro cerebro produzca una serie de neurotransmisores como dopamina, endorfinas, que producen euforia, alegría y gusto por permanecer. Hoy en día el término que le hemos dado es enamoramiento. Durante esta época del enamoramiento estos dos organismos, tienen muchas relaciones sexuales, lo que asegura que en una de estas relaciones sexuales pueda haber un producto.

“Después de tres o cuatro meses aparecen otro tipo de neurotransmisores que tienen que ver más con apego y con tranquilidad, con la serotonina, entonces aparece la segunda parte fundamental de nuestra especie, la protección”.

Entonces, en palabras de Díaz,  ahí aparece el compromiso. “Entonces podemos ver en relaciones muy largas la necesidad de permanencia, porque es lo que ya tenemos, es nuestra costumbre y para ello necesitamos crear reglas y normas y mitos y ritos en torno a cómo se hacen estas cosas”.

El amor no es tan ciego como lo pintan. La psicología ofrece diversas respuestas a la pregunta ¿por qué nos enamoramos? Algunas de ellas son por semejanza, complementariedad y proximidad física, es decir, si está en contacto frecuente con alguna persona, se empezará a estimarla.

Un punto importante es el apego. “Aquellos que están contentos cuando están solos y cuando están con los demás, producen mejores relaciones, gentes que tienen estilos de comunicación positivos, tiernos, cariñosos, afectuosos, directos, son mucho mejores que aquellas personas que tienen un estilo de comunicación negativo, grosero, altanero, irrespetuoso”.

¿Acaso la duración de las parejas pende de una fórmula? “Lo que tenemos que crear son hombres y mujeres que tengan la capacidad de tener relaciones equitativas en donde los dos crecen, los dos se desarrollan, los dos se apoyan, los dos pueden sentir pasión, los dos pueden sentir compañía”, concluyó.