Aunque de luto por la pérdida de su fundador, el museo inaugura la exposición  José Luis Cuevas y su colección, a 25 años

Ciudad de México (N22/Víctor Gaspar).- El 9 de julio de 1992 el que fuera el convento de Santa Inés, en la calle de Moneda, se transformó en el recinto que albergaría la obra y colección de una de las figuras centrales del movimiento plástico mexicano denominado La Ruptura. El Museo José Luis Cuevas conmemora sus 25 años de existencia y recuerda a su fundador a días de haber fallecido.  

A propósito, Lidia Camacho, directora del INBA, señaló que “como saben, José Luis Cuevas se propuso, y en gran medida lo logró, desacralizar la cultura. Con su afán en los años sesenta y setenta, junto con un notable grupo de artistas jóvenes, talentosos y creativos como él, dio nuevos rumbos a nuestra plástica mexicana. Ruptura o apertura, como quiera que se le llame, la década del sesenta sería inexplicable sin estos jóvenes que supieron leer los signos de su tiempo y enfrentarse a lo establecido. Iconoclastas seguros de sí mismos, propositivos, se hicieron oír”.

Camacho, en representación de la secretaria de cultura, María Cristina García Cepeda, presentó la exposición José Luis Cuevas y su colección, a 25 años. “La exposición conmemorativa de los 25 años del museo José Luis Cuevas”, detalló Camacho, ofrece además de un reencuentro de las etapas más significativas de la carrera del maestro, una antología de la plástica realizada en América Latina a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Son piezas que reunió hasta lograr una colección que ya era necesario resguardar y difundir como lo que es, un testimonio de la creación de nuestro continente.”

La exposición está compuesta por dos núcleos. Su curador, Javier Vázquez Juárez, señaló  que la obra del maestro Cuevas está representado por aproximadamente 60 piezas y los artistas latinoamericanos están representados con un aproximado de 50 piezas […] del maestro Cuevas están representados varios momentos de su producción, de los años cuarenta, cincuenta y sesenta, hasta llegar a los 2003, 2005 aproximadamente […] la colección consta de 1860 obras y pertenecen al acervo del Instituto Nacional de Bellas Artes. Y la intención del museo es que siga funcionando como lo ha hecho durante estos 25 años.”

La muestra incluye piezas de autores como Vicente Rojo, Pedro Friedeberg, Manuel Felguérez y Gabriel Macotela, entre muchos otros y estará abierta hasta el mes de septiembre.