Este experimento va a permitir en un futuro poder colectar agua de la atmósfera marciana para consumo humano de astronautas

Imagen: UNAM

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- Desde que tenía 10 años, Rafael Navarro anhelaba explorar el universo. Aspiración que se hizo realidad cuando concluyó sus estudios de doctorado en Estados Unidos y el investigador de la NASA, Christopher McKay, lo invitó a colaborar en la misión Curiosity, proyecto que consistió en el lanzamiento de un robot, en 2011, para buscar vida en el planeta Marte. Navarro se convirtió en el único latinoamericano en integrar la misión. Este año la Agencia Espacial Europea invitó al también investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM a participar en la expedición ExoMars 2020.

“La misión europea de ExoMars de la Agencia Espacial Europea, lo que intenta es llevar un instrumento en el que yo participo que se llama HABIT, y ese instrumento lo que va a hacer es medir las condiciones meteorológicas de Marte, pero al mismo tiempo va a llevar sales de perclorato, que va a permitir capturar la humedad de la atmósfera, determinar cuántos días al año hay agua líquida. Este experimento va a permitir en un futuro poder colectar agua de la atmósfera marciana para consumo humano de astronautas”.

Imagen: Universe Today

Hasta ahora se sabe que por la noche Marte alcanza temperaturas de menos 70 grados centígrados, para ello HABIT llevará en su interior la caja con sales de percloratos que permitirán reducir el punto de congelamiento del agua.

“El agua que normalmente se congela a cero grados centígrados, en Marte, en presencia del perclorato, podría estar líquida a temperaturas tan bajas como menos 70 grados”.

Con este trabajo, en el que es experto el Doctor Navarro, se podrá cuantificar la habitabilidad de la superficie marciana teniendo como base los parámetros ambientales necesarios para la vida: agua líquida, niveles de radiación ultravioleta, variación térmica y temperatura del aire.

“Va a llegar esa misión en una capsula que va a descender a la superficie de marte y una vez que toqué suelo marciano el robot que va estar colocado sobre  una plataforma, se va a  mover de la plataforma, se va a alejar del sitio del descenso y va a explorar la zona de esta parte de Marte, donde va poder perforar de medio metro hasta dos metros, con el objetivo de tratar de buscar evidencia de compuestos orgánicos antiguos que nos den información si fueron de origen biológico o no”.

HABIT, que por sus siglas en inglés se refiere a habitabilidad, salmueras, irradiación y temperatura, es uno de los 13 instrumentos que depositará la expedición sobre el planeta rojo y se pretende que llegue a su destino en 2020.

“Con estas misiones, estamos preparando la llegada del hombre a Marte, se prevé que para el 2030 podría llegar la primera misión de humanos”.