La Recemx organizó la Primera Reunión de Geógrafos Españoles en México, encuentro que subrayó la importancia de la movilidad intelectual

Imagen: Conacyt

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- La Red de Científicos Españoles en México (Recemx) es una asociación civil que se acaba de constituir, entre sus objetivos se encuentran difundir la ciencia producida por españoles que trabajan en nuestro país para vincularse con instituciones públicas y privadas.

“La red está abierta para que colaboren personas de otras nacionalidades que tengan este vínculo académico con México y con España, nuestro lema es que hacemos ciencia mexicana”, explicó Marta Martín, integrante de la Recemx.

Esta iniciativa surgió en el Reino Unido en 2011 y se concretó en 2015, cuando la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología la estableció como Asociación Civil y está integrada por 68 socios, mismos que trabajan en diferentes estados de la República y en áreas de investigación como historia, ingeniería, geografía, biomedicina, astrofísica y ciencias sociales.

“Trabajo con comunidades indígenas, cerca de la reserva de la biosfera Montes azules, trabajo con agricultores y para mí es muy importante devolver los resultados de lo que hago. Que ellos entiendan por qué les fui a preguntar, qué pasó con esos datos que me dieron y devolverles algo útil”, agregó comentó Azahara Mesa, Secretaría de la Red.

Como parte de sus actividades, la Recemx organizó la Primera Reunión de Geógrafos Españoles en México, encuentro que señaló el beneficio de esta movilidad intelectual para la geografía nacional. “Trabajamos fundamentalmente en la Mixteca Oaxaqueña y realizamos recorridos de campo para identificar los posibles asentamientos prehispánicos y coloniales tempranos, cuál es su relación con el territorio y cómo se configuró esa territorialidad en diferentes momentos”, agregó Martín.

Azahara Mesa comentó que la intención que subyace en la organización es hacer más asequible la ciencia, porque reconocen la responsabilidad que tienen con la sociedad ya que gracias a sus contribuciones en México y España la ciencia vive.