El director del Museo del muelle Branly, en Francia, impartió una conferencia en México en la que habló sobre el papel de los museos en la actualidad

Ciudad de México (N22/Huemanzin Rodríguez).- Inaugurado en el año 2006, el Museo du Quai Branly (del  muelle de Branly) es uno de los museos más bellos de Francia. Tiene una colección de más de 300 mil piezas de arte étnico procedentes de África, Asia, América y Oceanía. Su director, Stephane Martin ha sido el delegado general del Centro George Pompidou (1989-1990), director adjunto de Música en Radio France (1990-1993) y director adjunto del Ministerio de Cultura y Francofonía (1993), entre otros cargos vinculados a lo cultural. Desde su creación ha estado al frente del Museo Quai Branly y fue invitado a México para impartir la conferencia “¿Para qué sirve un museo de etnología en el siglo XXI?”

“Debido a la globalización, la gente, los niños pueden estar conectados y encaminados a cosas que no imaginarías. Por ejemplo, un problema, bueno no sé si es un problema pero una situación que tenemos en Francia es que, en ocasiones los niños vienen a mi Museo del Muelle de Branly, un museo de cultura no occidental y, ellos ven cosas de la Isla de Samoa y las reconocen, porque Samoa es fuerte en Rugby y dicen: ‘sí, conozco eso, del rugby’. Por ejemplo, cuando yo era niño, nadie en Francia sabía qué es la haka, es un nombre santo para una danza muy específica de Samoa. Ahora, cada niño sabe qué es una haka. Por otro lado, cuando van al Louvre y ven una escena de la crucifixión nadie sabe quiénes son los que están ahí: ‘¿Quién es ése de la cruz?’, ‘¿qué hace?’. Esa es una nueva misión de los museos, lo que lo hace muy interesante”, señaló Martin.

Uno de los retos de los museos en el siglo XXI es la cantidad de información que los visitantes tienen antes de llegar a los museos, lo que complica crear el espacio abstracto del conocimiento. El museo del Louvre tiene cerca de nueve millones de visitantes al año mientras que el Quai Branly está con un récord de 1.4 millones, pero hay una diferencia interesante.

Martin describió: “este museo tiene una gran diferencia en relación a otros museos, porque tenemos visitantes que vienen varias veces en el año. Tenemos muchas exposiciones temporales en un espectro amplio. Nos acercamos a muchos temas diferentes, con contenidos desde la “alta cultura” hasta una cultura más baja.”

En los intercambios internacionales que tienen los museos, de México se ha presentado en el Museo del Muelle de Branly una exposición fotográfica sobre el fenómeno social de la lucha libre con imágenes de Lourdes Grobet, en 2010; y hace poco una muestra de la cultura Maya procedente del Museo de Antropología. El Quai Branly ha correspondido con la exposición Río Congo. Artes de África Central que se presentó en 2015, en el Museo de Antropología.
“Cuando los museos eran algo como una iglesia, un templo, quiero decir no se debía hablar, tenías que estar en fila, tenías que escuchar, no tocar, no pensar. Me gustan los museos. […] Hay muchas cosas que puedes tocar, puedes escuchar música, puedes ser parte de ella. Esa es el nuevo rostro de los museos en todo el mundo”.