El artista holandés habla  acerca de sus Asombrosas criaturas exhibidas en el Laboratorio Arte Alameda

Ciudad de México (N22/Víctor Gaspar).- “Son ocho los animales los que exhibo aquí, pero en total son 43. Es una muestra a través del tiempo que es representativa de el árbol genealógico de estas bestias de playa”. Por más de 27 años Theo Jansen ha creado una serie de extrañas criaturas que deambulan por las playas de Holanda. Algunas de estas denominadas bestias de playa son impulsadas por el viento, pero todas poseen una extraña presencia animal que resulta de un cuidado diseño y maquinaria. Ocho de las 43 piezas creadas por Jansen componen la exposición Asombrosas criaturas que se exhibe en el Laboratorio Arte Alameda. Durante algún tiempo escribió columnas periodísticas relacionadas con la ciencia. Una de ellas ya abordaba la creación de estos seres a los que les dio vida con un material común.

“Llevo una nueva bestia a la playa en la primavera y durante el verano hago toda clase de experimentos y también hay muchas modificaciones de la bestia durante el verano. A veces tengo que hacerlas dos veces más grandes o más pequeñas al final. Al final del verano declaró al animal extinto, entonces están muertos. De ahí van al deshuesadero y a través de los años estos restos han sido adoptados en exposiciones. Entonces se puede ver más o menos el desarrollo visionario del animal, cómo sobrevive en las playas.”

-¿Cuáles son los materiales y a partir de cuales recibió sus primeras bestias?.

El material es una especie de tubo amarillento que es usado en Holanda para la electricidad y el cableado en las casas. Por ley se tienen que usar estos tubos para los cables de electricidad, y es por eso que es muy barato. Los niños juegan con estos en la calle, es como yo empecé, usándolos para lanzar dardos de papel a las ventanas a través de estos tubos.

Al principio de los años 80 yo hacía construcciones con este tipo de tubos, pero al inicio de los años 90 y hasta el 99 yo era un escritor, solía escribir columnas para un periódico. Estas columnas eran un poco extrañas y reflexionaban sobre aspectos extraños de la ciencia. Una de estas columnas trataba de las bestias de playa, fue así como esa columna sobre los animales adquirió sentido al concebir las bestias de playa que construirían dunas y que salvarían en un futuro al país ante el aumento del nivel del mar. Fue así cómo inició, esta columna tuvo un papel central. Por medio no hice nada, pero después pasé por una tienda y compré algunos de estos tubos y pasé con estos una tarde, al final de esa tarde decidí que pasaría un año con esos tubos.

-¿Qué nutría la imaginación de aquel joven artista?

-Cuando empecé a estudiar la carrera que tenía frente a mí pensé que terminaría como todos los demás estudiantes de física, que sería un ingeniero y que trabajaría para Philips o alguien más. Ese era el camino que tenía frente a mí. Pero llegué a la universidad en un momento en particular, en la época hippie. Entonces la gente hacía toda clase de cosas que no se esperaba que hicieran. Y yo llegué a integrarme a un grupo de personas que realmente tenían una gran inspiración y que me influyeron mucho. Entonces al ser un muchacho de campo que llegaba a la universidad, ellos me cambiaron, me enseñaron que había otras posibilidades en la vida.

Jansen estudió física en la Universidad de Delft pero fue la época hippie la que le cambió la perspectiva de estudiante campirano. Además no solo es la creación de las piezas sino el desarrollo de una teoría evolutiva de estas criaturas. Así pues hay un periodo de cinta adhesiva en el que experimentaba con ésta para desarrollar las articulaciones de sus bestias. Hay otros períodos, el caliente y menos caliente, éstos describen el uso de una pistola de aire para poder moldear las coyunturas de estos seres y así sucesivamente, pero Jansen prefiere entender su trabajo desde una perspectiva menos científica.

“Los desarrollos técnicos no se basan en realidad en la inteligencia. Es más producto de una persona ingenua que no duda en hacer algo imposible. Tal vez soy un optimista sin remedio, un optimista racional. Especialmente si usted ve ese animal de allá arriba, usted podrá ver un animal recostado sobre su lomo, ni siquiera podía caminar, ni siquiera podía mantenerse en pie sólo podía mover sus piernas boca arriba. En el momento en el que estaba trabajando en este era lo suficientemente ingenuo como para creer que se convertiría en algo más. Creo que no soy tanto como un ingeniero, tan racional, creo que se tiene que seguir el sueño propio. Eso es lo que también hace un poeta, creo yo, el poeta usa su imaginación para hacer que algo realmente suceda para ti.”

Jansen ha llevado su reflexión creativa a la mirada al dotar a sus bestias de playa de un influjo de vida a través del movimiento, el creador hace pensar más que en robots, en verdaderas bestias.

Creo que es porque el programa de computadora que yo escribí tenía algunos consideraciones mecánicas que podrían ser las mismas capacidades mecánicas que los animales vivos tienen cuando caminan. Entonces ves a un animal caminando y es como si vieras a un animal real caminando. Nuestra retina es muy sensible hacia los animales, quiero decir que un animal en el pasado podía significar la necesidad de huir de él o representar algo que podíamos comer. Entonces inmediatamente reconocemos ese movimiento pero de algún modo nada más vemos un cúmulo de tubos y está descripción parece convertirse así en la mente de la gente.”