El ciberataque con el virus WannaCry ha afectado a 200 mil personas en 150 países; organizaciones tecnológicas han desarrollado una herramienta digital para liberarse del ataque

Imagen: Malwaretech

Ciudad de México (N22/Redacción).- Nunca como hoy el lugar común “la información es poder” se hizo tan evidente. El ciberataque iniciado el viernes por un grupo de hackers se ha propagado en efecto dominó. Autoridades europeas temen que este lunes las víctimas del rapto de ficheros de información de compañías y particulares, aumente.

Empresas de al menos 150 países se han visto afectadas. El jefe de la policía europea, Europol, Rob Wainwright, ha señalado a la cadena británica ITV que la proporción del ataque no tiene precedente y que hasta este momento se desconoce la identidad de los responsables.

El ataque consiste en el secuestro de datos que son liberados una vez que se paga cierta cantidad por la información. El secuestro funciona así: un código cifra los archivos del ordenador a modo de rehén para, posteriormente, solicitar un rescate económico. En un principio se creyó controlado o al menos esa fue la impresión de la policía cibernética rusa, Kaspersky, pero información de Europol alertó sobre nuevas víctimas una vez que la gente llegara a sus oficinas y encendiera el ordenador. Se cree que ha sido orquestado por criminales y no por terroristas. Las agencias policiales recomiendan a los afectados no pagar por el rescate; aún se desconoce la cifra que se pide por el desbloqueo de la información.

Hospitales y centros de salud de Reino Unido, fueron atacados por el virus Wanna Cry, así como la empresa automotriz Renault, como se puede leer en una nota del diario El País. El mismo diario informó que debido a que este tipo de ataques conocidos como ransomware se ha vuelto común, por ello la Europol, la policía alemana y varias organizaciones tecnológicas “han desarrollado una herramienta digital que guía al usuario para liberarse del ciberataque sin tener que pagar ningún rescate”. Ordenadores de Asia y Europa se vieron afectados.

Se ha señalado que el “software enmascarado” que han utilizado los hackers para corromper los sistemas es una herramienta que el grupo de piratas cibernéticos Shadow Brokers aseguró haber robado a la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA), llamada EternalBlue.

En todo el mundo este tipo de ataques va en aumento; diferentes páginas institucionales en el país han sido hackeadas. En México, es la Comisión Nacional de Seguridad la que está a cargo, a nivel federal, de atender las denuncias de incidentes informáticos que se realizan de manera anónima al teléfono 088. Sin embargo, es la Policía de Ciberdelincuencia Preventiva, puesta en marcha por la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, la que “monitorea”, redes sociales y sitios web en general.

Y es que como la Red en Defensa de los Derechos Digitales señala en su informe El estado de la vigilancia, “el acceso al contenido de las comunicaciones de una persona, así como el análisis de los datos de localización o el historial de comunicaciones de los usuarios de telecomunicaciones, otorga al Estado un alto poder invasivo y control sobre la persona vigilada. Aún cuando la intervención de comunicaciones y otras invasiones a la privacidad de los usuarios de telecomunicaciones sean, en muchos casos, interferencias en la privacidad de las personas que persiguen fines legítimos como la investigación de delitos graves, también es claro que existen riesgos inherentes de abuso.”