Lo que hace distintiva esta pieza es que los artistas se arrastraban bajo el vidrio mientras realizan performances contra el poder y la obsesión

Imagen: Biennial Foundation

Ciudad de México (N22/Redacción).- La artista contemporánea Anne Imhof  (Gießen, 1978) obtuvo el León de Oro en la edición número 57 de la Bienal de Venecia.

La pieza con la que fue reconocida se llama “Faust” y hace referencia a la sexualidad, el capitalismo y la represión. La artista coordinó el performance con una serie de bailarines que interactuaban con los asistentes por medio de la mirada, provocándoles la sensación de estar en una cárcel o una mazmorra sadomasoquista.

El jurado, presidido por el español Manuel Borja-Villel, mencionó que la obra era representante de uno de los mayores talentos del Viejo Continente por su “poderosa e inquietante instalación, que suscita muchos interrogantes sobre nuestro tiempo y empuja al espectador a un estado consciente de ansiedad”.

Lo que hace distintiva esta pieza, inspirada en el Fausto de Goethe, es que los artistas se arrastraban bajo el vidrio mientras realizan performances chocantes contra el poder y la obsesión por la tecnología ante dos perros dóberman que están de guardia y ladran al público tras una cerca de alambres.

La obra de Imhof es conocida por sus presentaciones de largo aliento que confrontan a los artistas con los espectadores.