Durante el proceso creativo surgió una pregunta nodal: ¿Qué tenemos nosotros de violentos?

Ciudad de México (N22/Irma Gallo).- “La muerte era un tema que quería abordar. Siempre me ha interesado el tema de la muerte, más precisamente los ciclos de vida y muerte, y siento que tenemos mucho que aprender de la muerte”, comentó Laura Ríos, bailarina y coreógrafa.

¿Cómo pensamos la muerte? ¿Cuál es nuestra relación con la violencia? Estas son dos de las premisas del espectáculo dancístico Facing the smell of death, que la coreógrafa y bailarina Laura Ríos comenzó a estructurar con Robert Steijn y que ya se podrá ver todos los domingos de mayo en el foro A poco no.

“Cuando invité a Robert Steijn a trabajar se cruza con el contexto de violencia que estamos viviendo y la cantidad de muertos que hay en este país y los desaparecidos. Descubrimos, a través de un ritual, que en el ser humano hay fuerzas de vida y muerte y a pesar de todo, las fuerzas de vida son muy poderosas.”

Durante el proceso creativo surgió una pregunta nodal: ¿Qué tenemos nosotros de violentos?

“Queremos reflexionar entre los cuatro sobre la violencia, pero desde el lado de cómo la podemos curar o cuál es nuestra propuesta como artistas para enfrentarnos a la violencia y para generar nuevos imaginarios. De tal forma que se han construido cuatro piezas que tienen que ver con rituales, particularmente la mía, que se llama “Tierra”, tiene mucho que ver con los rituales que pasan aquí en México sobre el trabajo de la tierra”, agregó Rubio.

Las otras dos piezas son coreografías de Cynthia Aguirre y Robert Steijn.