Cada 27 de abril se celebra la labor creativa de aquellos que buscan comunicar de forma eficaz y sencilla. Destacamos el trabajo de Lance Wyman, creador de la señalética del Metro de la ciudad

Ciudad de México (N22/Redacción).- “Básicamente soy un comunicador”, en esta frase Lance Wyman condensa la labor principal del diseño pero, sobre todo, del diseño gráfico. La creación de imágenes que sobrevivan al tiempo y que tengan sentido sin importar el idioma o la geografía, es el mayor reto de aquellos cuyo entorno se narra sin la necesidad de palabras.

El Día Mundial del Diseño fue instaurado por el Consejo Internacional de Asociaciones de Diseño Gráfico después de su creación, en 1963, con el objetivo de reconocer la labor de todos aquellos creadores que buscan comunicar de manera eficaz y sencilla. Parte del diseño gráfico es también el diseño editorial, la identidad gráfica, la señalética, el diseño de cartel, el diseño web y la tipografía.

El nombre de Wayman tal vez nos pueda ser ajeno pero no así su trabajo. Todos los días 5.5 millones de personas son testigos de éste y de su efectividad: es el creador de la señalética del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México. Para Wyman, la de México es una de las culturas visuales más ricas del mundo, bajo este entendido personalizó las estaciones del metro por medio del color y, sobre todo, de los iconos utilizados para representarlas, Wyman buscaba que cada uno de estos significara algo, no sólo para el usuario nacional, sino también para el foráneo; cada uno de estos exporta elementos de la cultura precolombina.

Para Lance Wyman observar es la labor principal del diseñador gráfico, de la observación parte la creación de un concepto y, posteriormente, el proceso de producción del mismo. De octubre de 2014 a febrero de 2015, el MUAC albergó en sus salas De ida y vuelta. Lance Wyman: iconos urbanos, una muestra que reunió gran parte de los proyectos en los que ha trabajado el diseñador estadounidense nacido en Newark, en 1937, además de su contribución en la creación de la identidad gráfica de los juegos olímpicos del 68, participación que durante el 2016 fue parte de una polémica con el despacho de Pedro Ramírez Vázquez, por la autoría del logotipo del evento.