SABI es un proyecto que permite producir hasta 120 kilogramos de peces, caracoles y acociles, y 45 kilogramos de vegetales comestibles

Ciudad de México (N22/Redacción).- Investigadores de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) han desarrollado un sistema que permite a familias de escasos recursos producir, en seis meses, hasta 120 kilogramos de peces, caracoles y acociles, además de 45 kilogramos de vegetales comestibles como frijol, chile y cebollín.

Se trata del Sistema Acuapónico de Baja Intensidad (SABI), el cual combina las técnicas de acuacultura e hidroponía, una propuesta encaminada a disminuir la inseguridad alimentaria en Tabasco; se pretende que pueda extenderse a todos los estados.

Este sistema de bajo costo se integra por materiales de uso común en la industria de la construcción y reutiliza materiales como botellas de PET para la instalación de macetas y contenedores plásticos industriales que son usados como filtros. Su operación requiere bajo consumo energético, pues se ayuda de una bomba magnética de mínimo consumo para generar la recirculación del agua.

SABI es una estrategia de producción de alimentos en el traspatio de familias que habitan en zonas rurales o periurbanas, que les ofrece disponibilidad y acceso a productos frescos, inocuos y nutritivos de manera prolongada.